Cuando un hijo se casa


Cuando esperamos un hijo tenemos un cúmulo de alegrías y esperanzas en nuestra mente. Imaginamos cómo será esa criatura: ¿tendrá los ojos de su padre? ¿Le encantará el chocolate como a mí? ¿Podremos darle la educación necesaria para que llegue a ser un hombre de bien?

De pronto llega el anhelado día en que lo tenemos en nuestros brazos, tan tierno, tan hermoso, tan indefenso, tan vulnerable… Sus pequeñas manecitas se aferran a las nuestras, el instinto le hace buscar ávido el pecho que lo alimentará y le dará calor… Estamos listos para protegerlo.

Pasarán los días, los meses, los años… Aprenderá a pronunciar esas palabras que nos darán felicidad al escucharlas de sus labios; nos abrazará y nos dará muestras de cariño incondicional y así poco a poco se hará hombre.

Él ha crecido a un ritmo veloz, nosotros apenas nos percatamos que también hemos crecido con él y nos sorprendemos que ahora tenga novia.
¿En qué momento se ha vuelto tan alto?
¿No fue ayer que hemos estado paseando en bici?

¿No fue acaso ayer que se deleitaba con mis poesías y los juegos que inventábamos?
Atrás han quedado esos días maravillosos, ya no habrán las encantadoras cerebraciones navideñas, ni los postres, ni aquellas sesiones didácticas donde todos aprendíamos de todos.

Ha llegado el día en que el hijo volará a otro nido. Se ha enamorado y ello lo hace aún más hermoso. Amará a su esposa en base al ejemplo recibido; él también un día estará anhelante esperando su propio retoño y sabrá que lo que un día fue una esperanzadora aurora, mañana será un espléndido ocaso.

Cuando un hijo se casa, le vemos de todas las edades, los recuerdos se acumulan, los sueños se han cumplido, le deseamos lo mejor para él y su pareja… y muy íntimamente sentimos que comenzamos a morir un poco.

Eso no significa que cuando un hijo contrae matrimonio debamos sentarnos a esperar la muerte. Nada de eso. Un acontecimiento así debe ser el punto de partida para un recomenzar, para hacernos preguntas existenciales, para realizar un balance de nuestra existencia y con la satisfacción del deber cumplido emprender nuevos rumbos.

Hay que dejar partir al hijo para que viva su libertad, para que aprenda de sus propios errores, hay que despedirlo con alegría y optimismo pensando que su equipaje lleno de sueños le permitirá sobrellevar el futuro.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Y que razón tienes, mi hijo se caso el 23 de agosto, y me está costando mucho hacerme a la nueva situación. Pero espero que ahora con la llegada de mi nieto, me volverá la ilusión, aunque me estoy acostumbrando a esta nueva vida, a recuperar lo olvidado con mi marido y más cosas.
Me gusta tu blog.

Anónimo dijo...

Mi hijo se casa en dos meses,y la verdad siento que se me rompe el corazon,yo se que tengo que estar feliz por que se casa con una buena muchacha,por un lado estoy contenta pero por otro siento muchas ganas de llorar.Pienso en todo lo que vivi con El, despertarlo cada mañana para la escuela, prepararle su almuerzo,servirle su plato de comida,platicarme sus cosas y yo las mias. Son tantas cosas que se me vienen a la mente, tantos recuerdos.Yo estoy conciente que a mis padres les paso lo mismo cuando yo me case pero hasta ahora comprendo el dolor que sintieron. Tambien se que es la ley de la vida es una cadena que va a seguir, los hijos te los presta Dios,para prepararlos y que ellos sigan su vida,formen un hogar,pero en fin no se cuanto dura esto. Le doy gracias a Dios por prestarme un tiempo a mi hijo.La verdad fue y seguira siendo un gran hijo y estoy segura que sera un gran esposo y un gran padre.Por que mi esposo es el mejor padre y marido del mundo.

pili dijo...

es muy bonito la verdad es asi como me siento yo en estos momentos ya que mi hijo tambien se casa el mes que viene se casa el 27 de julio y para mi es lo mas grande y hermoso que me paso el dia que nacio

Anónimo dijo...

es cierto todo lo que dicen,mi hija tambien se casara primero dios el 26 de octubre 2013,pero estoy muy contenta por que el joven con el que se casara es muy responsable, trabajador y sobre todo respeta y ama a mi hija,y con nosotros sus suegros se porta de marabilla. recordemos que tambien un dia nuestros padres tambien sufrieron lo mismo que hoy sufrimos nosotros bueno ese es mi comentario que dios los bendiga a todos.

Patricia Maldonado dijo...

Estoy en visperas de casar a mi hija y a mi hijo, con semanas de diferencia y los veo tan enamorados de sus parejas con una luz en sus miradas que me siento feliz siento que hice mi trabajo tengo mucha ilusion de esta nueva vida en la que mas personas forman mi familia.
pm

Patricia Maldonado dijo...

Estoy en visperas de casar a mi hija y a mi hijo, con semanas de diferencia y los veo tan enamorados de sus parejas con una luz en sus miradas que me siento feliz siento que hice mi trabajo tengo mucha ilusion de esta nueva vida en la que mas personas forman mi familia.
pm

Patricia Maldonado dijo...

Solo de ver los ojos iluminados de mis hijos enamorados de sus futuros esposos , me siento feliiiiiiiiz

Patricia Maldonado dijo...

Estoy en visperas de casar a mi hija y a mi hijo, con semanas de diferencia y los veo tan enamorados de sus parejas con una luz en sus miradas que me siento feliz siento que hice mi trabajo tengo mucha ilusion de esta nueva vida en la que mas personas forman mi familia.
pm

Patricia Maldonado dijo...

Estoy en visperas de casar a mi hija y a mi hijo, con semanas de diferencia y los veo tan enamorados de sus parejas con una luz en sus miradas que me siento feliz siento que hice mi trabajo tengo mucha ilusion de esta nueva vida en la que mas personas forman mi familia.
pm

Patricia Maldonado dijo...

Estoy en visperas de casar a mi hija y a mi hijo, con semanas de diferencia y los veo tan enamorados de sus parejas con una luz en sus miradas que me siento feliz siento que hice mi trabajo tengo mucha ilusion de esta nueva vida en la que mas personas forman mi familia.
pm

Patricia Maldonado dijo...

Estoy en visperas de casar a mi hija y a mi hijo, con semanas de diferencia y los veo tan enamorados de sus parejas con una luz en sus miradas que me siento feliz siento que hice mi trabajo tengo mucha ilusion de esta nueva vida en la que mas personas forman mi familia.
pm

Patricia Maldonado dijo...

Estoy en visperas de casar a mi hija y a mi hijo, con semanas de diferencia y los veo tan enamorados de sus parejas con una luz en sus miradas que me siento feliz siento que hice mi trabajo tengo mucha ilusion de esta nueva vida en la que mas personas forman mi familia.
pm

Patricia Maldonado dijo...

Estoy en visperas de casar a mi hija y a mi hijo, con semanas de diferencia y los veo tan enamorados de sus parejas con una luz en sus miradas que me siento feliz siento que hice mi trabajo tengo mucha ilusion de esta nueva vida en la que mas personas forman mi familia.
pm

Anónimo dijo...

Mi hijo se casa en dos meses y siento muchas ganas de llorar, por un lado estoy feliz que haga su vida. Pero igual que los comentarios anteriores ya no le servire el plato de comida,y las platicas que teniamos a la hora de comer que me platicaba algunas cosas.y yo las mias ya no ira a mi cama a acostarse conmigo,hijo como te voy a extrañar.te amo y espero que nunca se entere de lo que siento.