La pena de muerte

Necesariamente debo comenzar el año con la noticia más publicada en los últimos días de diciembre anterior: la ejecución del ex presidente Irakí Sadam Hussein. Como lo dijo Le Monde, Sadam ha sido ejecutado al alba, del sábado 30 de diciembre. La condena fue debida a la ejecución de 148 chiíes en 1982 en Duyail, al norte de Bagdad, además de haber sido acusado de haber provocado decenas de miles de muertes. Eso me hace recordar unas palabras de Albert Camus: “La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre la falta de los demócratas.

¿Si la pena de muerte constituye una vulneración del derecho a la vida contemplada en Los Derechos Humanos, por qué existe aún? El poder punitivo del Estado, a mi juicio, no puede penetrar en el ámbito del derecho fundamental a la vida.

¿Por qué ejecutaron a Sadam Hussein y no a Pinochet (por ejemplo) que contaba con más horrores en su haber criminal o a quienes invadieron a Irak y han producido cerca de cien mil muertes?


La pena de muerte podría ser comprensible desde el punto de vista individual, por ejemplo si han violado y asesinado brutalmente a una niña seguro que su padre querrá terminar con la vida del sujeto que cometió la falta;
pero es absolutamente inconcebible desde el punto de vista social. La legislación no puede dictar leyes inspirándose en las emociones de los que sufren de cerca un crimen.

La sociedad debería ver al delincuente como un individuo que, a pesar de haber cometido una infracción al orden establecido, de todas maneras es un ser humano con sueños, problemas y posiblemente con falta de afectos y posibilidades económicas escurridizas.

Después de muchísimos años de evolución jurídica la mayoría de regímenes más civilizados han eliminado de sus Códigos Penales la aplicación de la pena capital puesto que se trata de un castigo irreversible entrañando de esa manera la posibilidad que sean ejecutados inocentes, pues quienes están frente a la administración de Justicia no son infalibles y puede haber ocasiones en que las evidencias o pruebas de los delitos no sean tan claros, pero que exista una presión colectiva que incida en la decisión final de los jueces.


Tal sería el caso en que ha habido violadores asesinos en serie, de pronto la policía da con alguien con un perfil muy semejante al posible delincuente, no tiene coartadas y encima el populacho quiere despedazarlo creyéndolo culpable. He ahí el caldo de cultivo para que un juez se confunda.


En las naciones en los que está vigente no atenúa en modo alguno los niveles de criminalidad. Además no se le puede conceder a un juez poder para decidir sobre la vida de una persona, puesto que hay alternativas plenamente válidas para obtener un castigo eficaz de los delitos y eliminar el potencial peligro que puede suponer que un delincuente, posiblemente de alta peligrosidad transite libremente por las calles.

Como muestra de que una mala administración de Justicia puede enviar al cadalso a algunos inocentes hay un ejemplo muy reciente: cinco enfermeras búlgaras y un médico palestino han sido condenados a muerte en Libia por considerar probado que infectaron deliberadamente a cientos de niños con el virus del VIH; la comunidad internacional cree que ellos únicamente son chivos expiatorios de la negligencia en la Sanidad local.

Volviendo al tema de Hussein, según el diario El Mundo de España, al menos 70 personas han muerto y más de una veintena han resultado heridas como consecuencia de una cadena de atentados con auto bomba perpetrados en Bagdad. La violencia engendra violencia y ahí tenemos una rápida respuesta a la ejecución que los insurgentes sunitas leales al ex dictador Sadam Husein han hecho sentir. ¿Qué han ganado Irak y USA con esa ejecución?

La pena de muerte es un acto cruel e inútil que no resuelve nada, en pleno siglo XXI es un mecanismo caduco, arcaico, deshumanizado e inequitativo. Y aunque se reconozca que el condenado haya perpetrado algunos delitos, arrancándole la vida se ha incurrido en el mismo crimen; ahora sus jueces son muy semejantes al ejecutado.

Y respecto de Sadam, es probable que sus seguidores luego lo adoren como a un mártir. Según El Tiempo de Bogotá, La ejecución de Sadam llevaría a una continuación e intensificación del terrorismo sunita, por lo menos durante varios meses. Oficialmente la ONU siempre se ha opuesto a la pena capital, ¿por qué su secretario general, señor Ban Ki-moon no se pronunciaría condenando la ejecución de Hussein?

3 comentarios:

nacionalista catolico venezolano dijo...

Primero que todo comparar pinochet con hussein es un error extremandamente grande.

durante el gobierno d epinochet solo hubo 3000 muertos por causas politicas y eso solo en los primeros 4 meses despues del golpe ( donde ocurrieron casi que el 99 % de estas) osea mientras se pacificaba el pais; y tambien para ser mas especificos muchos de esas 3000 personas eran miliciano de extrema izquierda y tambien "agentes cubanos" que entrenaban esas misma milicias de izquierda que perseguian la oposicion politica a allende.

En cambio saddam hussein era un hombre que inclusive "Purgo" a su propia familia, se deleitaba purgando su partido BAAZ (el partido socialista arabe quizas por ser socialista la progresia mundial como el LE MONDE es tan triste por la muerte saddam nunca es bueno ver a un camarada colgando), era un hombre que ejecutaba la oposicion politica tirandolos a picinas de acido con toda su familia; saddam fue un hombre que utilizo armas quimicas en contra de su propia polacion o mejor dicho contra los kurdos barriendo pueblos enteros, matando miles de niños y mujeres, en su gobierno cualquiera que dijera algo mal de el al otro dia aparecia muerto; saddam lanzo dos guerras de agresion en contra de iran ( en guerra en cual uso practicamente todos los dias armas quimicas) y otra en contra de kuwait.

cabe destacar que pinochet evito por todos los medios tener una guerra con argentina;

al final jusgando pinochet por los hechos pinochet fue un mal menor, mientras hussein era solo un aprendiz de stalin, por cierto se calcula que hussein mato mas de 600 mil personas durante su gobierno.

pero ahora regresando al tema central de este post, sobre la ejecucion de Hussein desde mi perspectiva solo es una muestra de la hipocrecia mundial, la gente ( sobretodo periodicos como el lEMONDE) solo usan la ejecucion del camrada socialista hussein com una excusa para atacar a estados unidos mas que por conviccion en contra de la pena muerte.

en general no favoresco la pena de muerte por que soy catolico y mi religion lo prohibe; pero realmente en vez de andar lamentadonme por la muerte por la muerte de un asesino en masa como hussein mas bien me andaria preocupando por lo que sucede en otros paises.

en China por ejemplo cada año ejecutan entres 3000 a 6000 personas ( sin saber cuantas son por cuestiones politicas) por cualquier crimen que hayan cometido desde matar a alguien hasta por robar un celular; o enla vecina nacion de irak, Iran donde por ejemplo si eres homosexual te cuelgan( no es que me gusten los homosexuales pero no deben ser colgados por su forma de ser) o si tu como mujere eres violada a ti te cuelgan, osea si te violan te cuelgan es a ti, solo en el 2006 en iran mas de 300 mujeres por ser "violadas" y otros 200 homosexuales fueron colgados solo por ser gays.

y me pregunta ¿donde esta LEMONDE?, ¿ donde esta la progresia internacional que se rsga la ropa por hussein pero no le importa un comino que mujeres sea asesinadas por el simple hecho de ser violadas????

la verdad el mundo es de hipocritas, solo critican una muerte porque les beneficia politicamente e ideologicamente, de resto le importa un comino.

al final como diria Stalin. " una muerte es una tragedia, un millon de muerte es solo una estadistica".

Rud dijo...

Primeramente muchas gracias por leerme y por la información acerca de los crímenes de Hussein. Como mis comentarios eran acerca de mi oposición a la pena capital, no porque haya una religión que me lo prohíba, sino porque la moral que aprendí en mi hogar me enseñó a respetar los derechos fundamentales y que hay que luchar siempre para que termine la práctica de castigos infamantes, denigrantes o vengativos pues los derechos humanos deben estar presentes incluso para quienes alguna vez los hayan violado flagrantemente.
Comencé refiriéndome a una ejecución de la que en esos días se comentaba, pero ha sido una manera de escribir echando mano de la actualidad.
Es posible que no me haya expresado bien, creo haber escrito: “¿Por qué ejecutaron a Sadam Hussein y no a Pinochet (por ejemplo) que contaba con más horrores en su haber criminal o a quienes invadieron a Irak y han producido cerca de cien mil muertes?”
En momento alguno he comparado a los dos asesinos, y los llamo así pues tan criminal es quien le quita la vida a un ser humano como quien arrasa con millones.
Respecto del ex presidente irakí, sí sabía que había participado en muchas avanzadas conquistadoras (http://www.elpais.com/articulo/internacional/Sadam/revolucionario/tirano/elpepuint/20061230elpepiint_20/Tes ) pero el rumbo de mis inquietudes fue dirigido hacia la desaprobación de la pena de muerte, pues no olvidaré nunca que la vida de un ser humano es muy valiosa aunque se trate de un tirano.

sara dijo...

Veneremos a Pinochet?
Yo alucino, las comparaciones son estúpidas. "Sólo hubo 3000 muertos". Aha!?
La pena de muerte no se puede legitimar bajo ningún concepto, y su exposición mediática al mundo tampoco. Nos estamos acostumbrando a hablar de muertos como de algo rutinario. Creo que esto es muy peligroso para todos el acostumbrarnos a tal realidad.
juzguemos a todos los dictadores y privémoslos de libertad de por vida, sólo de ese modo haremos justicia a sus victimas.