Los Derechos humanos en Colombia


Creo que tanto en nuestro país, como en el resto del mundo no se cumplen exactamente los preceptos acerca de los derechos de las personas y esa falta no es tanto a nivel estatal sino en relación con todos los grupos que se encuentren fuera de la Ley.

Para ciertas organizaciones no gubernamentales es muy fácil señalar al gobierno cuando surgen situaciones de redadas o detenciones de presuntos delincuentes, pero, que yo sepa, jamás han dicho o escrito una sola palabra respecto al irrespeto a la vida y a los derechos fundamentales de miles de personas que han sido secuestradas y retenidas durante largo tiempo.

Los sucesos en la vida de cada país no se pueden señalar que sean buenos o malos según nos agrade o no el gobernante de turno; pienso que deben verse desde la perspectiva de las condiciones nacionales de seguridad y del mayor o menor número de delincuencia que haya en cada lugar.

El límite entre lo legal y lo ilegal puede notarse muy bien cuando queremos obrar de una u otra manera. Generalmente quien se halla dentro de la ilegalidad, le parecerá que él está obrando bien y que los equivocados somos el resto de los ciudadanos. Colombia ha vivido durante muchos años una ola delincuencial increíble, digo increíble pues si observamos su crecimiento económico parecería que todo fuese una extraña pesadilla, pues las industrias y la inversión extranjera no han dejado de aumentar. Cuando se consolidó un comportamiento violento en ciertas personas que empezaron a agruparse para delinquir, faltó una mano dura que acabara de raíz con el mal. Puede ser que algunos se hayan organizado pensando en proteger a terratenientes o a gente que se hallaba desprotegida frente a grupos realmente sangrientos; pero al parecer aquellos “protectores” devinieron en gente peor que aquellos a quienes pensaban enfrentar para proteger a los suyos.

Los gobernantes de países amigos han hecho recomendaciones de buena fe al gobierno colombiano para que no haya detenciones arbitrarias, para que no se otorgue amnistía a quienes han cometido todo tipo de atrocidades, aunque por otro lado han respaldado los esfuerzos del actual gobierno para tratar de salir de la encrucijada.

De todas maneras, es preocupante la última noticia que he leído acerca de los secuestradores, el diario El Tiempo ha informado sobre las expresiones del señor Presidente: “Desmovilización con entrega de secuestrados es asimilable a intercambio humanitario, Álvaro Uribe”. No lo es, pues además de dejarlos libres van a tener en su cuenta personal una enorme cantidad de dinero, eso no es justo.

Es muy encomiable tratar de librar a más gente del martirio del secuestro, pero ese anuncio quiere decir que los delincuentes quedarían libres con patente de corzo para seguir haciendo de las suyas.

En verdad muchas veces he admirado y aplaudido las decisiones de nuestro mandatario, pero me parece irracional brindarle tantas garantías a quienes nunca han tenido un mínimo de respeto por los derechos de sus conciudadanos. Un último punto: al Dr. Uribe se le olvida que en Colombia existen varios grupos fuera de la Ley, no sólo ese que siempre él nombra.

3 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

A veces la objetividad es difìcil a la hora de comentar las noticias. Pero con respecto a esta Entrada, no tengo nada que comentar pues todo está perfectamente dicho, tanto para tirios como para troyanos.

Te felicito Rud

Rud dijo...

Muchísimas gracias, Alí.
Saludos

Azul... dijo...

Muy buen análisis, Rud, tu país, hermano del mío, me duele tanto como mi Venezuela.

Gracias por visitarme y comentar, para permitirme saber que estás por aquí

Un besito