El visitante

Estaba muy concentrada en el estudio entre Códigos, leyes, reglamentos, requisitos para interponer demandas, cómo presentar pruebas…

Quise descansar un poco, observé por la ventana el hermoso jardín, percibí un movimiento diferente cerca del lugar en donde está el agua para los pajarillos, un bello visitante se acercaba, parecía escudriñarlo todo:

era este pajarillo cuyo nombre desconozco, pero me ha dado mucha felicidad verlo pasar unos minutos apacibles.

7 comentarios:

Isabel Estercita Lew dijo...

Que buen descanso Rud, creo que el pájaro es una Monjita o Toche de pantano. Fue una entrada diferente a las demás, me gustó

besos

Estercita

esteban lob dijo...

Buenos días Rud:

Qué bien que en medio de tanta actividad tengas ojos para ver "la monjita" o lo que sea y que te des segundos para fotografiarla.

Un abrazo.

Alí Reyes H. dijo...

Eso es lo bueno de estos tiempos. que siempre podemos tener una buena cámara a la mano para atrapar momentos como éstos

Luis dijo...

Hola Rud:
Muy bonito el detalle del pajarillo... enseñarte que hay vivos colores en la naturaleza que pueden en un momento distraer tu repleta mente de trabajo monótono.
Siempre que tengas un momento de apuro... piensa en él!
Un cordial saludo,
Luis

Rud dijo...

Isabel Estercita, qué gusto que estés de regreso.
Un abrazo y cordiales saludos


Hola, Esteban
También me alegra que estés de regreso en el mundo virtual. Por cierto, he aprendido varios nombres para el mismo hermoso pajarillo. Muchas gracias
Un abrazo y cordiales saludos


Tienes razón Alí, no hay como las tecnologías actuales, podemos dejar testimonios hasta de cosas inverosímiles.
Cordiales saludos


Muchas gracias por el consejo, mi estimado Luis. En verdad ese tipo de distracción puede hacernos mucho bien.
Cordiales saludos

Franki dijo...

Que suerte haber podido disfrutar de el y captar su imagen. Aquí hay uno parecido que se llama "Oriol" pero es difícil
Un beso contemplarlo así.

Juan dijo...

Hola, Rud. En nuestra vida suceden muchos hechos que pasan desapercibidos a unos ojos normales, pero cuando miramos con los ojos del alma podemos apreciar cuánta belleza existe, son pequeños momentos de intensa satisfacción que son caricias para el alma, como la visita del pajarillo de tu entrada.
Un abrazo y feliz día.
Juan Antonio