Nido de colibrí en la lámpara del antejardín

A mediados de octubre del presente año, tuve la hermosa sorpresa de observar un colibrí picoteando algo en la lámpara del antejardín de nuestra casa. Creí que estaría comiendo algún animalillo; aunque siempre los he visto absorbiendo néctar de las flores.

Al día siguiente mi esposo dijo que iba a limpiar la lámpara pues parecía llena de telarañas o algo extraño; se me ocurrió que podría ser el comienzo de un nido y comencé a prestar atención. En los siguientes días el colibrí construyó un hermoso nido con líquenes, musgos, una especie de fibras vegetales, ramitas y algo que parecía tela de araña.

El nido luce precioso, pero bien camuflado pues parecería que la lámpara perteneciera a una casa deshabitada. No lo he fotografiado pues mi esposo y yo nos sentimos responsables de la pequeña avecilla, al punto que nuestros visitantes entran por la puerta de la cocina para no estorbar.

Cualquier día al limpiar el andén encontré un frágil y diminuto cascarón. Ayer observé momentáneamente un ligero movimiento y un par de piquitos asomándose. No he escuchado sonido alguno de su parte, sólo su madre en la mañana es muy enérgica cuando pasan cerca otros pájaros.

Me siento bendecida, ¿por qué anidó tan cerca de la puerta de entrada?

Las lluvias comenzaron, es posible que deseara estar lejos de los depredadores y bajo techo; a las 18 horas 30 les enciendo la luz y temprano en la mañana la apago. Ahora me siento muy feliz y trato de cuidar, en lo posible, de la madre y sus crías.
Todo esto me ha provocado hermosas emociones; es un suceso maravilloso.

6 comentarios:

Genín dijo...

Claro, es genial, yo estaría de lo mas excitado!
Por aquí hay que tener cuidado de proteger salidas de gases de calentadores y demás cosas delicadas, porque los gorriones generalmente anidan en cualquier parte.
A ver si puedes sacar fotos de los bebés...jajaja
Besitos y salud

esteban lob dijo...

Rud:
¡Qué suerte para la familia colibrí haber anidado en tu casa!

Un abrazo y un beso.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Gracias por tu visita. He paseado por tu blog y es encantador.
Seguiré visitándolo.
Besos en rosa y amarillo.

Ricardo Tribin dijo...

Esta hermoso mi muy querida Rud.

Les envio este bello verso que aprendi de nino:

" Con ágil vuelo
El colibrí desciende
A un granado
Que sangra
Bajo el día
Y en la más roja flor
El pico prende…"

Rud dijo...

Así es amigo Genín, no imaginas la dicha que hemos tenido en casa con semejante belleza.
Un abrazo


Muchísimas gracias, mi estimado Esteban
Francamente ese acontecimiento me ha dado mucha ternura y me siento bendecida.
Un abrazo


Del Rosa al amarillo,
Muchas gracias por la visita; espero poder sacar un lugar para visitarte.
Cordiales saludos


Sí, mi estimado Ricardo; en verdad ha sido una experiencia hermosa.
Bonito el poema, muchas gracias por compartirlo
Un abrazo

David C. dijo...

que hermosos son los colibrís. recuerdo la primera vez que los vi alla por el año 94 en un viaje a Huancayo, especificamente en mi visita la Convento de Ocopa. sus colores eran impresionantes.