Cuando el machismo supera a la Justicia

La totalidad de los Códigos Penales occidentales contemplan duras penas para quienes secuestran, torturan y violan; pero en ciertos países cuyos dogmas religiosos prevalecen sobre el Derecho Positivo, no hay castigo para dichos delitos, no, al menos para judicializar al culpable.

¿Es posible que se castigue a la víctima?


Desafortunadamente en aquellos países sí. En marzo del presente año nos conmovió la noticia de una chiquilla marroquí que se suicidó luego de haber sido obligada a casarse con su violador, supuestamente para "lavar la honra" de su familia.


Recientemente una joven afgana fue secuestrada durante cinco días por un grupo de policías de Afganistán quienes la amarraron a un muro, la torturaron y violaron. Según algunas reglas culturales locales, la chica ha sido deshonrada por consiguiente debería suicidarse. Pero a ella se le ha iluminado el cerebro y ha estado dispuesta a ir en contra de aquello que la sociedad espera pues ha presentado la denuncia y ha dicho que quiere ver a sus violadores ante la justicia y de esa manera sí estarían restablecidos su dignidad y su honor.


Es muy común tanto en Afganistán, como en otros países con gobiernos fundamentalistas, que los Tribunales no persigan este tipo de casos. Hasta hace algunas semanas los principales sospechosos de la violación no habían sido procesados, quizás esperando a que se diluyera la atención internacional. Pero ha surgido una luz de esperanza pues se han movilizado infinidad de movimientos pro derechos humanos, medios de comunicación y otros; la joven Lal Bibi, violada por miembros de las fuerzas policiales afganas, ha visto algunos avances en su demanda judicial.


Sorprendentemente, Lal Bibi y su familia están luchando para sentar un precedente y salvar su vida, pues están exigiendo el castigo de sus torturadores y buscando que las autoridades y la sociedad castiguen a los autores del delito y no a ella.


Existen miles de mujeres y niñas en ese país, que están sujetas a la justicia machista e injusta que se le ha tratado de imponer a Lal Bibi. La mayoría de ellas están ahora siguiendo este caso con mucha atención para ver la reacción del gobierno afgano y del mundo, ante la lucha de esta joven que se niega a quedarse callada y a morir en silencio.


¡Apoyémosla! Al menos enviémosle nuestros pensamientos positivos para que logre sentar un necesario precedente pues no se debe castigar a la víctima sino a los victimarios.

8 comentarios:

Realidad y Ficción dijo...

Hola Rud, un gusto. La denostación, el abuso, la más cruda discriminación, la violencia y la muerte a la que han sido sometidas las mujeres desde los albores de la historia tanto en occidente como en oriente, queda de manifiesto hoy, de manera trágica y conmovedora en estas zonas del mundo.
Hace un tiempo leí un precioso libro cuya historia se desarrolla en Afganistàn, en las últimas décadas. Quizás lo conoces: Mil soles espléndidos de Khaled Hosseini. Me estremecí y me lo lloré de principio a fin.
Un fraterno abrazo y mi alegrìa por tu presencia en mi blog.

Mari-Pi-R dijo...

Es un tema delicado, costumbres, religión del que hay poca justicia cuando se comete un acto de violación que no se puedan defender.
Muy buen articulo del que hace pensar y apiadarse de los pobres sin defensa.
Un abrazo

Alí Reyes H. dijo...

Aquí en Venezuala todavía hay mujeres muy estudiadas y de mundo que dicen que eso se acepta pues es algo "Cultural" ¡Por Dios! Pero sabes porqué los dicen, porque son del partido de gobierno que tiene convenios con régímenes como el de Irán

esteban lob dijo...

Hola Rud:
Es horroroso.La vieja frase "el ladrón detrás del juez" queda corta.

Rafael H. Lizarazo dijo...

Hola, Rud:

Son culturas con costumbres tan extrañas que son muy difíciles de entender, pero que en muchos casos rayan en la injusticia y en la degradación de la dignidad humana.

Allá castigan a la victima y aquí la justicia, a veces, es coja y ciega.

Un abrzo.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querida Rud

Es triste y desesperante que en pleno siglo 21 se practiquen tantas desviacoones de la justiciary.

Te djo un especial abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Quien le puso a la justicia, ese nombre?

Saludos y buen domingo.

Rud dijo...

Estimados amigos lectores
Muchísimas gracias por sus enriquecedores comentarios.
Espero, de aquí a finales de octubre poder nuevamente contestar a cada uno.
Cordiales saludos :)