La violencia silenciosa



Cuando una mujer resuelve comunicar a sus familiares la vida de horror que puede estar viviendo, por lo general, estos lo toman a la ligera: "la vida matrimonial no es fácil, debes aprender a solucionar tus propios problemas, fulano nos ha parecido siempre una gran persona, seguro que si te faltara la pasarías muy mal", le expresan a la mujer maltratada dejándole con el corazón sobrecogido y con la sensación de encontrarse totalmente sola e indefensa en este mundo.

Únicamente cuando el cónyuge le ha dado una paliza y deja huellas tangibles de su comportamiento, los familiares se indignan; de todas maneras en ocasiones dicen que ella se lo ha buscado pues "tiene un carácter terrible".

En el mayor porcentaje de los casos de abuso de los hombres hacia sus parejas, ellos se han mostrado socialmente muy amables, supuestamente comprensivos y hasta pueden dar la impresión de que ellos sean quienes se sentirían en desventaja respecto de sus cónyuges pues estas personas sólo en casos extremos dejan entrever en público su verdadero conflicto interno;

mientras que sus parejas podrían hasta portarse hoscas en busca de un SOS. 
 

Sería bueno cuando alguien quiera contarnos acerca de las dificultades que tenga con su pareja, tratemos de ser amables, escuchémosla, hagámosle sentir que ella vale mucho, que existen formas de solución, que si fuese necesario que ella deje al maltratador, tendría el respaldo de la familia.

No hay que olvidar que la violencia silenciosa mina poco a poco a la otra persona, es una manera de abuso que daña más que los golpes.

13 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Todo tipo de violencia es realmente condenable. Certero post.

Saludos ;-)

Mari-Pi-R dijo...

Es cierto lo que dices, reflejan vivir dos vidas distintas una en la sociedad que parece el bueno y la otra en la casa que es el terror de quién vive con él.
Pero parece que no adelantemos con el tema.
Un abrazo

esteban lob dijo...

Hola Rud:

Aquí en Chile el tema de la violencia intra familiar produce la muerte de decenas de mujeres anualmente. Es una situación altamente lacerante.

Un beso.

Genín dijo...

¡Cuanto me alegro que desaparecieran aquellas fastidiosas palabras de verificación!
Muchas gracias, mis nervios no las soportaban y te leía pero no podía comentar.
Mucho se está luchando contra esa lacra pero no con demasiado éxito, porque las propias víctimas no ayudan mucho al retirar las denuncias en demasiadas ocasiones, y por si fuera poco, ahora hay demasiadas denuncias falsas contra inocentes, por venganza o vete tu a saber porqué, es una tristeza esta lacra...
Besos y salud

Alondra dijo...

¡Hola Rud! tus temas siempre ponen el dedo en la herida con gran sensibilidad. El maltrato cada vez está saliendo más a la luz pues no sólo es físico, también está ese maltrato psicológico en donde a la mujer o al hombre les va minando y los convierte en personas miedosas sin autoestima...
La agresión es un comportamiento indigno y en cualquier momento rompe los límites de la cordura. Lo más triste es que la violencia empieza a crecer ya en la infancia.
Un abrazo grande

Alí Reyes H. dijo...

Tema espinoso, sin duda. ¿Pero sabes algo? Por lo regular la gente evita denunciar o apoyar a la parte afectada (por lo regular la mujer) por el temor a que "Luego se contentan y uno queda como metiche" Esta es una consideración importantísima en esta discusión

Ricardo Tribin dijo...

El abuso no puede ser tolerable.

Gran abrazo

Juan Carlos dijo...

Mujer que acusa maltrato y no es auxiliada como corresponde, es en verdad vejada por segunda vez, con el agravante de tener por nuevo agresor a quienes (amigos o familia) prefieren esquivar la responsabilidad de encarar al matón.
La violencia psicológica también cuenta, es tan o más terrible que la física, no deja huellas visibles pero destroza el alma y el amor propio de quien es victima sistemática de este tipo de brutalidad.
Tomar acción inmediata apenas se entra en conocimiento de un abuso no es una opción, es una obligación, es cuestión de decisión. Quien presume y calla, quien se entera y no interviene, quien sabe y no defiende, se vuelve cómplice del abusivo y tan o más cobarde que él mismo.
¡Saludos!

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Rud:

Lamentablemente es así, el silencio de la victima y la indiferencia de los allegados, hacen un coctel fatal.

Un abrazo.

Rud dijo...

Hola, Jorge
Es verdad. Muchas gracias
Cordiales saludos



Mari querida
A esos por aquí les llamamos "claridad de la calle, oscuridad de la casa"
Un abrazo



Hola, Esteban
No solo en Chile, en muchos lugares la violencia intrafamiliar es la causante no solo de muchas muertes sino que poco a poco va generando cierta revancha que posteriormente deviene en grupos armados, por ejemplo.
Un abrazo

Rud dijo...

Hola, Genín
Me alegra verte por mi villa.
Ciertamente las denuncias falsas han hecho mucho daño a quienes realmente son víctimas diarias de ese flagelo pernicioso. También me he enterado que en ciertas latitudes esa situación ha comenzado a ser de doble vía y los hombres que son víctimas de sus esposas no se atreven a contarlo; eso también es condenable.
Un abrazo



Alondra querida
Bien sabes que los niños son una especie de esponjas que absorben todo cuanto les rodea; desafortunadamente luego llevan la violencia grabada en su alma; por algo suceden cosas terribles que ya los gobiernos no saben cómo enfrentar.
Un gran abrazo



¡Alí!
Mi abuela diría: "Has puesto el dedo en la llaga".
Existen casos en los cuales, ella le "perdona", ayer mismo leí de una cantante llamada Rihana que ha vuelto a convivir con alguien que le dio una paliza hace un par de años.
En Cartagena, una joven de una familia muy respetada y conocida, retiró la demanda por presiones de sus familiares; el marido salió a pedir perdón públicamente, a ella, una chica muy bella, le había dejado el rostro desfigurado. Nada se ha vuelto a saber.
También existen los casos de masoquismo ;)
Un abrazo

Rud dijo...

Estimado Ricardo
Eso jamás, pues se convierte en un círculo vicioso.
Un abrazo


Hola Juan Carlos
Por lo general la familia sólo auxilia cuando lo encuentran flagrante a quien maltrata.
Por desgracia estos seres tiene doble personalidad y prácticamente nadie cree que se trate de un abusivo; menos aún si su esposa da la impresión de ser una mujer inteligente que puede solucionar hasta problemas ajenos.
Es una situación en verdad lacerante.
Un abrazo



¡Qué bien lo has resumido, mi estimado Rafael!
Un abrazo

Realidad y Ficción dijo...

Rud, tan bien dices aquì la profundidad de los golpes fìsicos, emocionales, espirituales, psicològicos...proviniendo de las manos, la violencia, el desamor y el desamparo de quien "nos ama".Desolador y demoledor.