¿En qué consiste la traición?



Técnicamente la traición consiste en la violación de la lealtad, la confianza, honestidad y fidelidad debidas. Renegar con expresiones o acciones un compromiso de lealtad a una asociación, una persona, una idea o a un grupo de pertenencia. 

¿Qué significa la expresión “a traición”?

Es la manera de infringir daño alevosamente a alguien con engaño o de manera oculta y solapada, impidiéndole cualquier defensa.

¿La traición constituye delito?

Sí. Debería serlo en todo los ámbitos.

¿La traición está tipificada en los Códigos Penales?

Sí está tipificada. Es un delito que se comete contra la patria por los ciudadanos, o contra la disciplina por los militares, sirviendo al enemigo.

Legalmente, ¿qué es la traición?

En términos legales, la traición consiste en una conducta desleal al país natal.

Cada estado determina taxativamente para sí los actos que impliquen el crimen de traición, algunos de los más tipificados son:

Conspirar contra el gobierno, intento de golpe de Estado.
Sublevarse o incitar a otros a sublevarse contra la autoridad del Estado.
Asesinato o intento de asesinato de altas autoridades del Estado.
Terrorismo
Pensar o difundir ideas contrarias al orden establecido por el Estado.
        Colaborar o asociarse con estados declarados enemigos del país.
Cooperar con otras naciones durante período de estado de guerra.

¿Qué es la alta traición?

Es la cometida contra el honor, la soberanía, la seguridad y la independencia del Estado. Es también un delito de orden político cometido por un jefe de Estado.

¿Existe otra acepción de traición?

Sí. Familiarmente la traición es vista como una manera de defraudar a la familia, los allegados, los amigos, los patronos, grupo religioso, etc.

Políticamente el vocablo traidor es utilizado como un insulto entre disidentes de un mismo partido o lo utiliza el vulgo para referirse a algún funcionario o mandatario que se crea que no ha cumplido sus promesas electorales.

16 comentarios:

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola amiga! muy didáctica tu explicación del traidor, la traición. Sin duda se trata de la situación cuando la lealtad se quiebra y vulnera, cuando el compromiso adquirido de honestidad y sinceridad, fidelidad, se rompe. A todos nos ha pasado alguna vez, y esas heridas duelen y suelen ser indelebles o tardan mucho tiempo en cicatrizar. Un abrazo y feliz fin de semana

Mari-Pi-R dijo...

Actualmente en la mayoría de los gobiernos, municipalidades etc se vive la traición ya que lo prometido no es respectado.
Como siempre tan profundo tu escrito.
Un abrazo fuerte

Alí Reyes dijo...

A veces este concepto es muy maleable ¿Cometieron traición gente como la Dietrich al cantar en los campamentos de las tropas norteamericanas que asediaban a la de sus paisanos en la Guerra Mundial? O las colaboraciones de los judíos y políticos que lograron huir de Alemania y que luego colaboraron con los Aliados?...Polémica servida...risas

Antonio Fernández López dijo...

En estos momento hay una duda importante en el ambiente que no es fácl de dilucidad. Tiene que ver sin duda con la traición. Hace algo más de un año se produjeron unas elecciones en las que los partidos se presentaron ante los ciudadanos con un programa para desarrollar en los cuatro años de la legislatura. El PP ganó con un programa electoral del que apenas ha cumplido nada desde que asumió el gobiernos y ahora se parte el pecho para convencernos de que no ha podido hacer otra cosa y que no le importa no estar aplicando su programa. Supongo que sus votantes podrán interpretar que los ha traicionado. Yo lo vería así si me lo hubieran hecho a mí. Un beso leal

Carolina dijo...

Coincido en la duda con Alí Reyes, en ciertas ocasiones el concepto de "traicion" es maleable, ciertas circunstancias en que alguien puede encontrarse son discutibles y dan para la polemica; pero sin dudas los gobiernos nos traicionan permanentemente como si fuera un ya clasico modismo cultural, con una frescura nunca vista. Supongo que la traicion es su compañera inseparable, aunque siempre duele y nos deja atonitos.
A pesar de mi comentario desencantado y negativo, deseo que tengas un sabado, y por que no una semana, preciosos :D
Un beso.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Dud:

Es cualquiera de sus formas la traición es un acto detestable y bien merece ser condenada en todos los aspectos.

Un abrazo.

fus dijo...

La traiciòn como filosofìa de vida.

un abrazo


fus

AMALIA dijo...

La traición es como una puñalada.

Has hecho una estupenda descripción de este acto tan despreciable.

Te mando un besito.

Universo dijo...

La traición es cuando confiamos en alguien, y te apuñala por la espalda. Es una actitud tan detestable. Pero eso lo estamos viendo todos los días en los noticieros.
Rud, un fuerte abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querida amiga Rud.

La traición ha estado de moda desde Caín, y escenificada al máximo con Judas. Hoy en dia pulula por todas partes.

Te mando un gran abrazo.

Rud dijo...

Hola, Víctor
Tú lo has descrito mejor que yo: "cuando la leatad se quiebra y vulnera…"
Un abrazo



Mari querida
Muchas gracias. Son los gobiernos campeones en este tipo de comportamiento :)
Un gran abrazo



¡Alí!
Has puesto la nota controversial, eso es excelente.
Al cantar Dietrich en el campamento "enemigo", desde el punto de vista del Derecho, estaría cometiendo traición a la patria. Pero esa figura se da cuando existe estado de derecho al interior del país de origen. En ese momento Alemania estaba gobernada por un individuo austriaco, paranoico, que no solo le hizo daño al país de acogida sino a toda Europa.
Tanto la colaboración de Dietrich, como la de aquellas personas que lograron huir del horror y colaborar con las tropas aliadas, es imposible catalogarlas de traidoras pues el pueblo alemán jamás quiso hacer daño a la humanidad y desde dentro comenzó una resistencia que necesariamente debía tener ayuda externa para lograr su cometido.
Ahí tienes el ejemplo de un pueblo honesto que creyó en las promesas de su gobernante el cual comenzó una "cacería de brujas" en la cual de repente todos se vieron inmersos sin saber qué hacer frente a la dura realidad.
Me ha gustado esa polémica. Cordiales saludos
Un abrazo

Rud dijo...

Estimado Antonio
Me permito hablar de política de tu país puesto que has tocado el tema.
El acto por el cual los políticos prometen muchas maravillas, a sabiendas que no podrán cumplirlas, en ciencia política se denomina demagogia.
A los partidos políticos lo que les interesa es llagar al poder para realizar toda clase de prevendas para llenar sus arcas sin importar en lo mínimo sus esperanzados electores; ahí está el caso del señor Bárcenas y las cuentas del PP que han llegado a salpicar directamente al mandatario actual residente en la Moncloa :)
Mira, Antoni, como siempre es saludable verle el lado bueno a las cosas, aunque haya que buscar con lupa, tengamos en cuenta que el país ya venía decreciendo económicamente y los gobiernos anteriores no realizaron los correctivos necesarios para que no llegara el descalabro, sobretodo, en las finanzas familiares de la gente común.
Lástima que un individuo (Rajoy) implicado en corrupción política haya tenido la poca inteligencia para candidatizarse a la primera magistratura del país, engañando a su gente y a sus votantes.
Eso, mi estimado amigo Antonio es verdadera Traición.
Un gran abrazo

Rud dijo...

Carolina querida
Me ha dado gusto tener lugar para contestar tranquilamente a los pensamientos de mis queridos lectores.
Ciertamente pueden existir casos en los cuales un acto aparentemente de traición finalmente haya dado resultados favorables para los implicados como en el par de ejemplos planteados por nuestro amigo Alí.
Sin lugar a dudas la característica principal del 99.9% de los políticos es la demagogia puesto que siempre la han sido utilizada como estrategia para conseguir poder político.
En la antigüedad, Aristóteles ya la clasificaba como la "forma corrupta o degenerada de la democracia" puesto que muchos son capaces de mostrarse como mansos corderos y poco a poco instaurar un gobierno tiránico en nombre de una supuesta "revolución" y realizando toda clase de barbaridades con la excusa de que gobiernan en nombre del pueblo.
En la actualidad los demagogos, arrogándose el derecho de interpretar los intereses de las masas como"“salvadores de la dignidad" de toda la nación, confiscan todo el poder y la representación del pueblo e instauran una tiranía o dictadura personal.
Paradójicamente y en sentido contrario, muchas veces las dictaduras se han instaurado sosteniendo que lo hacían "para terminar con la demagogia".
Por desgracia, mi querida Carolina, los demagogos aprovechan la ignorancia de las mayorías sobre los fenómenos económicos y políticos, para presentar supuestos programas que aseguran buscan el progreso y prometerles un mejor nivel de vida; pero que en la realidad lo único que consiguen es aumentar la pobreza. Eso también es traicionar la buena fe del electorado.
Un gran abrazo.

Rud dijo...

Hola, Rafael
Ciertamente la traición debe ser condenable en cualquiera de sus manifestaciones pues no solo hace daño a los involucrados sino a muchos otros.
Un abrazo



Hola, Fus
Tienes razón. Para muchos la traición es una especie de filosofía de vida:
Los políticos, los líderes obreros y empresariales, los escritores… hacen demagogia, en lugar de buscar el mejoramiento efectivo del sector de la sociedad en que se desenvuelvan o dirijan, buscan agradar a las mayorías con la única finalidad de su poder y su posición.
Un abrazo



Amalia querida
Muchas gracias. Realmente sí que es despreciable la traición y dependiendo de donde provenga, ha de doler muchísimo.
Un gran abrazo

Rud dijo...

Querida Universo
En verdad la traición es una actitud detestable desde cualquier ámbito que la veamos. Hay traidores a su cónyuge, a la patria, a la amistad, al empleador, a sus votantes y un largo etc.
Un gran abrazo



Hola, Ricardo
¿La traición ha estado de moda desde Caín?
Es cierto, hasta la historia sagrada presenta este tipo de comportamiento inconveniente, que, al parecer, se ha repetido a través del tiempo y podemos estar seguros que nos sobrevivirá.
Un gran abrazo

Sara O. Durán dijo...

De acuerdo contigo en que fuera la traición delito y delito castigable. Porque ya ves, hay montones de delincuentes paseando por el mundo tan felices, con tanta impunidad.
Abrazo!