Los candados del amor en el Puente de las artes de París



El parisino Puente de las Artes sobre el río Sena, de uso peatonal, estál situado en el VI Distrito. Une al Instituto de Francia con el Museo del Louvre. Fue el primer puente metálico de la capital francesa construido en los albores del siglo XIX. Ha sido remodelado en 1984 bajo la alcaldía de Jacques Chirac.

Ha sido utilizado ocasionalmente para exposiciones artísticas, es también un lugar que atrae a los turistas, pintores, dibujantes y fotógrafos por las panorámicas que ofrece de la Isla de la Cité y de los puentes de París. Es recordado como punto de encuentro entre "la Maga" y "Oliveira" en la novela La Rayuela (escrita en París), de Julio Cortázar.


En años recientes, el puente ha sido utilizado como escenario para una costumbre de enamorados que visitan la ciudad. Las vallas están repletas de candados colgados ahí por las parejas que querían simbolizar su relación. El gesto consiste en cerrar un candado en las rejas de las barandas del puente, al cual le han escrito los nombres de la pareja o algún otro mensaje. Posteriormente las llaves del candado son arrojadas al río Sena, simbolizando que el amor entre ambos será eterno.

Ahora la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, ha decidido retirar las 37 barandillas pues estas eran algunas veces reemplazadas porque se vencían y podían ser un peligro no solo para los transeúntes sino para quienes estuviesen navegando.

Imagino que ha de existir preocupación de que la prohibición de colocar los candados dañe la imagen romántica de la ciudad, además del perjuicio económico que supondría (cada uno cuesta entre 5 y 10 euros en el puente). Pero hay que pensar en que podría dañarse un puente que es patrimonio de la humanidad y además las aguas del río se contaminan con las llaves.
Veamos qué alternativa se le va a ocurrir a la administración municipal de la ciudad Luz.

El amor es hermoso, las demostraciones de afecto cada vez con más imaginación son bellas, pero creo que ha de existir otra manera de sentirse seguro del cariño de la pareja. No puedo hablar de racionalidad pues cuando estamos enamorados, el discernimiento pasa a un nivel secundario. 
¿Qué os parece?

20 comentarios:

Genín dijo...

Esto prueba que somos como los monos, unos imitadores, seria genial saber quienes fueron los primeros en poner un candado, todo el resto, unos copiones... jajaja
Besos y salud

esteban lob dijo...

Temo, estimada Rud, que en muchos de esos casos...los candados sobreviven al amor.

Abrazo.

CHARO dijo...

Pienso que los candados afean el puente y además las llaves contaminan el río creo sinceramente que se puede sellar el amor de otras formas, cada pareja que encuentre su forma de hacerlo.Besicos

Lapislazuli dijo...

Seguramente los candados afearan, pero al amor los superara
Abrao

Mari-Pi-R dijo...

Seguro que los románticos encontraran otro lugar para seguir con la costumbre de simbolizar el amor, pero lo importante es la conservación del puente.
Un abrazo.

CRISTINA dijo...

Hola querida amiga, parece que serán retirados por seguridad. Te imaginas las historias que tendrá cada candado, el amor es grande da igual donde los lleven.
Un inmenso abrazo de luz.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Seguramente se hallará un punto de equilibrio que proteja el puente y conserve la tradición, sería una lástima perderla.

gracias por tu comentario en mu blog,

un abrazo.

AMALIA dijo...

Era muy romántico. Pero creo que es muy importante la seguridad.

Un beso y muchas gracias por todo.

Alondra dijo...

En mi ciudad hicieron un puente colgante que cruza el río, todo de acero y madera, en la noche iluminado es mágico y por el día pasear por él y mirar desde el centro el río: impresionante. Un día apareció un candado y en cierta forma me emocioné, ahora hay cientos... como en invierno llueve mucho están oxidados y feos; el domingo en mi paseo con Lúa ya no me hizo ninguna gracia.Tampoco me gusta que lastimen los árboles grabando corazones, o pinten la pared de un monumento con un nombre.
En fin, con la edad estaré perdiendo el romanticismo. Besos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Me encanta la crónica. Y más cuando habla de París, y este puente que reúne a los enamorados. Es que su arquitectura invita al beso y la caricia. Me imagino, de vivir Cortázar, le hubiera gustado, poner en este espacio, PUente de las artes, a su Maga, esperando encontrarse a Horacio Oliveira, en esa casualidad, tan avisada de su amores por París. UN abrazo. bella.Carlos

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Claro, lo que comenzó como algo original y símbolo de romanticismo, en París y en otras muchas ciudades, como dice Alondra, acaba siendo un peligro y perdiendo todo su sentido. Vengo por primera vez por su villa y ciertamente está llena de encanto.
Un saludo.

Ricardo Tribin dijo...

Mi muy querida amiga Rud.

Tu excelente crónica me recuerda la célebre frase referida a la belleza de la Ciudad Luz " ir a París y después morir".

Gran abrazo.

P MPilaR dijo...

No hubiera diseñado candado más sublime
//que encerrarse amor!!!!
Besos

Joaquín Galán dijo...

Bueno,la costumbre está bien siempre que no perjudique a nadie.pero ante los inconvenientes creados por tanto candado,yo veo bien que se haga algo para salvar el puente y el río.Seguro que surgen otras formas de eternizar el amor menos "pesadas".En París,todo es posible.

Abrazos Rud

Rud dijo...

Viernes 12 junio 2015

Pues sí, estimado Genín
Actualmente es muy difícil ser original pues muchas de nuestras ideas ya las han tenido otros desde hace mil años :)
Cordiales saludos, un abrazo



No existe la menor duda, estimado Esteban :)
Cordiales saludos, un abrazo



Tienes toda la razón, estimada Charo
La idea ha de ser muy romántica para algunos, pero no han pensado ni en la estética, ni el aspecto ecológico.
Cordiales saludos, un abrazo

Rud dijo...

Viernes 12 junio 2015

Lapislázuli querida
Esperemos que así sea y que a los enamorados les espere una vida maravillosa :)
Cordiales saludos, un abrazo



Claro que sí, Mari querida
Lo dices de una manera muy bonita: "simbolizar el amor". Cuando estamos enamorados somos supremamente creativos :)
Cordiales saludos, un enorme abrazo lleno de alegría



Querida Cristina
Fectivamente retiran los candados por seguridad. El amor es maravilloso, el poder de la mente también; esperemos que las parejas no crean que todo se les podría derrumbar por la desaparición del acto simbólico.
Cordiales saludos, un abrazo con luces de colores veraniegos

Rud dijo...

Viernes 12 junio 2015

Apreciado Rafael
El punto de equilibrio sería la solución para que no haya problemas con el puente y París no pierda esa tradición que le atrae mucho turismo.
Cordiales saludos, un abrazo



Así es, mi estimada Amalia
Las autoridades deben priorizar la seguridad ciudadana antes que el romanticismo.
Cordiales saludos, gracias a ti, un abrazo



Tienes mucha razón, querida Alondra
Si bien es cierto que cuando nos enamoramos enviamos de paseo el raciocinio; las autoridades deberían organizar lugares para que estas expresiones amorosas no afeen, no dañen los monumentos públicos, ni pongan en peligro los viaductos y puentes que en otros tiempos han sido bellos.
Cordiales saludos, un enorme abrazo lleno de energía positiva

Rud dijo...

Viernes 12 junio 2015

Hola, Carlos Augusto
Hoy has mostrado tu lado más romántico, me alegro por ti :)
Cordiales saludos, un abrazo



Hola, Desde la terraza
Ciertamente que los candados expuestos de esa manera han terminado siendo una amenaza. Muchísimas gracias por tus amables palabras.
Cordiales saludos, un abrazo



Oh, là,là, mon cher, Ricardo! :)
Cordiales saludos, un gran abrazo



Estoy segura que sí, apreciada Pilar.
Eres muy original en todo :)



¡Joaquín!
Es verdad, en París todo es posible. Estoy segura que las autoridades ya han de estar pensando cómo reeplazar esa costumbre por otra que no perjudique.
Cordiales saludos, un abrazo

RECOMENZAR dijo...

me maravilla los colores de tu bello blog

Lola dijo...

Pues yo creo que puede haber paz en los corazones, cansados de guerras, y que ven la hermosura de las flores. Yo recuerdo la revolución de los claveles de Portugal, fue hermoso poner ese nombre a algo que fue tan necesario. Un beso.