La homosexualidad I


¿Qué es la homosexualidad?

Es la orientación sexual de los seres humanos que se sienten atraídos afectiva y sexualmente por personas de su mismo género. Esta no debe confundirse con la transexualidad, el transformismo o el travestismo. La sexualidad humana no es una cuestión instintiva sino es algo inherente al placer.

Hay quienes aseguran que la homosexualidad es una perversión, pero se equivocan flagrantemente pues la perversión implica, principalmente, comportamientos destructivos con relación a otras personas, demostrados con mucha sofisticación, armaduras y cinismo. Las relaciones de los hombres gay y de las lesbianas tienen a grandes rasgos las mismas características que la de los heterosexuales
. Todos tenemos ansias de cercanía, amor, ternura y comunidad. La única diferencia es el enfoque que le da la sociedad. La vida cotidiana de todos es la misma al margen de la inclinación sexual.

¿La homosexualidad es una enfermedad?

La respuesta inmediata debe ser NO, puesto que no es considerada, actualmente, como tal por la comunidad científica quien siempre adopta ciertos criterios mediante consensos mayoritarios.

Muchísimos psicólogos y personas estudiosas han discutido a través del tiempo si la homosexualidad es o no una enfermedad y ha habido y seguirán habiendo innumerables controversias al respecto. Parece que sí se han puesto de acuerdo en que no existe realmente una patología, de lo contrario la Organización mundial de la salud no la hubiese retirado del listado de enfermedades en 1992.

Los psiquiatras hablan mucho de psicosis, psicopatías y otras anomalías que existen y padecen infinidad de personas sin tener en cuenta su preferencia sexual. Lo que sí es realmente enfermedad es el posible conflicto que pueda sufrir la persona que se percata que sus tendencias no son las comunes, eso es tema para otro interrogante.

¿Se trata de un “mal” de nuestra época?

Nada de eso, la homosexualidad ha existido en todas las épocas: tanto en sociedades primitivas como en aquellas muy desarrolladas y jamás ha dependido de los mayores o menores valores religiosos de los pueblos, de su mayor o menor cultura o del grado de civilización alcanzada. La cuestión de la homosexualidad ha sufrido distintos vaivenes a lo largo de la historia y fue sucesivamente aceptada, rechazada, perseguida o reconocida. En los relatos de la antigua Grecia ya había hecho su aparición, pues es muy clara su presencia en los “Diálogos” de Platón. A través de la historia hemos tenido noticias frecuentes de este fenómeno que no es precisamente efecto de los cambios de nuestros días, sino que se trata de una situación que han vivido muchas personas a través de los tiempos. Lo que sucede es que es en la época actual que finalmente estos seres han tenido la audacia de manifestar públicamente sus gustos sexuales.

¿Quienes son homosexuales desprecian a las mujeres?

Con seguridad no; lo que sucede es que han tomado como objeto de amor a alguien se su propio sexo. A quienes desprecian a las mujeres se les llama misóginos. Pero sí existe cierta cantidad de homosexuales que también son misóginos; quizás debido a malos tratos recibidos en su niñez, pues el hecho de optar por tener un compañero sentimental o sexual del mismo género no implica que por ello se menosprecie al sexo opuesto.

¿Cuáles son las diferencias entre homosexualidad y bisexualidad?

La homosexualidad es la tendencia a buscar personas del mismo sexo para relacionarse sexualmente; en cambio la bisexualidad es la acción por la cual un ser humano encuentra igual goce sexual con personas de los dos sexos; o dicho de otra manera, la bisexualidad es la acción por la cual un ser humano se siente atraído por personas de ambos sexos.

¿Hubo antes bisexualidad?

Posiblemente sí, al parecer, si siempre ha existido la homosexualidad, también es muy probable que en mayor o menor grado también siempre haya habido bisexualidad. Se cree que en la antigua Grecia ya existía y en el imperio romano pues hay relatos que hablan de ello como el de “Las memorias de Adriano” de Marguerite Yourcenar.

¿Cómo decirlo a los padres?

Estoy segura que todos conocemos cómo son nuestros progenitores, por consiguiente cada quien sabe en qué momento sería oportuno dar la noticia. Sobretodo debe haber seguridad que lo que se va a comunicar es real, pues hay chicos que en verdad no están muy convencidos o se encuentran en una especie de callejón sin salida por haber tenido algún asunto aislado. Como madre puedo decir que se deberían seguir estos pasos:

- Debes estar completamente seguro que esa ha sido tu elección de género.
- Sentirte cómodo con esa elección.
- Estar en un buen momento por acaso la aceptación no sea inmediata. - Sería bueno contar con un grupo de apoyo al que puedas recurrir con confianza en caso de ser echado del hogar o de ser víctima de los homófobos.
- Es necesario que elijas un momento en el que el hogar está en armonía. Si el ambiente emotivo no es favorable es mejor esperar.
- La mejor motivación que puedes tener para comunicar lo tuyo a tus padres es el amor que te une a ellos y tu deseo de ser leal. Jamás debes revelarlo cuando estés enfadado utilizando tu sexualidad como arma; eso heriría y abriría profundas heridas a quienes más te aman en esta vida.
- No todos los padres y madres reaccionamos de la misma manera. Si estás seguro de la unión y amor que existe en la familia, debes dar por hecho que ellos te apoyarán, tratarán de comprender tu posición y nunca saldrá de ellos reproche alguno.
Los padres deben saber que con amor, paciencia y comprensión puede restaurarse cualquier cosa y las relaciones van mejor si están basadas en la honestidad mutua. Probablemente para muchos padres será un choque inesperado el saber que la sexualidad de su hijo no es lo que ellos esperaban.

Hay que ser positivos, no hay que olvidar que ese es uno de los momentos en que un chico necesita el mayor apoyo psicológico de la familia. En caso de un doloroso rechazo total, lo mejor es esperar a que los padres pasen por las diferentes etapas que suelen aparecer luego de una inesperada noticia. El tiempo sana todas las heridas.

Luego de responder a los interrogantes del hombre invisible debo aclarar que la homosexualidad no ha sido, no es, ni será una Causa, nadie debe estar orgulloso, nadie debe levantar una bandera para defender de qué manera, en qué lugar o con quien logra la dicha, la calma o la tormenta del placer íntimo. Quienes hacen marchas supuestamente para ser aceptados lo único que anhelan es notoriedad pues la sexualidad es algo muy íntimo de cada persona, por consiguiente quien anda publicitando sus gustos sexuales ha de ser que busca conseguir algo más que aceptación.

Si la homosexualidad fuera una causa, esas personas tendrían que andar con carteles que dijeran “sea homosexual, es la mejor opción; únete a nosotros”. Así como las organizaciones defensoras de medio ambiente que sí conllevan una verdadera Causa dicen: “la naturaleza está en peligro, hagamos algo para evitar su deterioro, únete a nuestra organización.”

Creo que lo único que pueden pedir públicamente los homosexuales es la no discriminación. Sí se ven a diario escritos, se escuchan expresiones de intolerancia hacia las personas con gustos sexuales diferentes.
Todos debemos de partir que nuestra sexualidad es tan válida como la de los demás. Qué importa si los homosexuales nacen o se hacen, nada interesa los motivos que los ha impulsado para hacer una elección de género fuera de lo común; probablemente aquellos que más los atacan son personas que hacen o han hecho cien mil brutalidades en la intimidad.

4 comentarios:

Víctor Solano dijo...

Felicitciones. Qué alegría encontrar alguien con mente clara y espíritu tranquilo. Escribí algo sobre el tema en mi blog: http://solanoconsultores.blogspot.com/

Saludos, VS

Rud dijo...

¡Hola! Me alegra que te hayan gustado mis palabras, tengo listo otro escrito al respecto en donde he tratado el tema de las adopciones, lo aplacé pues alguien me pidió que escriba acerca de los sucesos electorales en México.
Un cordial saludo

tinuco dijo...

Ruth, me parece muy bonito y didáctico tu comentario, sigue con el tema de las adopciones que también es candente. Felicidades y que se cumplan todos tus anhelos.
Un saludo cordial. Juan S.

Anónimo dijo...

hi
esta muy bueno este articulo ya que es algo serio y de suma importancia pero en realidad seria bueno q publicasen la homosexualidad atravez del tiempo con mefoque de investigacion par universitarios ya q muchas veces algunos prof. lo dejan como punto de debate felicidades y mucho exito.