Los partidos políticos


En este año ha habido algunas elecciones presidenciales en nuestro continente americano. Resulta supremamente interesante escuchar o leer las propuestas de los candidatos pues, según la idiosincrasia y las vivencias socio económicas de cada país éstas suelen poseer tintes muy variados.

De todas maneras hay algunas semejanzas pues el vaivén político latinoamericano, aunque ha pasado por algunas etapas, peligrosamente se acerca a situaciones de ingobernabilidad en algunos lugares, pero ese será tema para una próxima entrega. Hoy voy a centrarme en unas frases que se han escuchado últimamente en las campañas políticas:

“Los viejos partidos políticos han llevado a la ruina a…”

“Derrotaremos a los partidos tradicionales”

“Lucharemos contra la partidocracia…” (Término muy poco usado en la literatura académica de Ciencias políticas.)

“Digamos no al los partidos políticos y sí los independientes…”

Los partidos políticos son personas jurídicas de derecho privado que surgen como manifestación de la democracia. Si ellos son un grupo de personas, muchas veces numeroso que se manifiesta a favor de ciertas tendencias ideológicas y si alguno de sus miembros quiere llegar a la primera magistratura de su país para llevar a efecto sus muy particulares filosofías, no creo que ese partido por ser de vieja o nueva data sea el responsable de la ruina, la dicha o la desdicha de un conglomerado.

Una cosa es un partido político y otra muy diferente los métodos empleados por los diferentes gobernantes para aplicar sus doctrinas.

Aquellos candidatos que se suben a un escenario a gritar a los presentes que “derrotarán los partidos tradicionales”, primero deberían explicarle al vulgo qué es un partido político y, sobretodo, hablar de cuál es su ideología verdadera y si esa tendencia es factible aplicarla en su país.

El candidato que en cambio de exponer a sus seguidores lo concerniente a sus planes de trabajo para reactivar la economía o sacar de la miseria a sus conciudadanos, les alienta para que vayan en contra de otros y su discurso se basa en “derrotar a la partidocracia”, resulta ser alguien con un horizonte muy reducido pues no podemos limitarnos a despotricar contra lo establecido sin dar verdaderas soluciones a los problemas que acosan a la mayoría.

Querer desconocer a las agrupaciones políticas sería como negar la vocación política del ser humano, pues siendo un ente sociable no solo es sujeto de derecho sino que también tiene el deber de intervenir en política con el ánimo de un mejor devenir de su pueblo.

Desde mi punto de vista, no debe candidatizarse a dignidad alguna a una persona que no ha declarado de qué lado está, esto es, cuál es su ideología política, de qué lineamientos se valdrá para ejecutar los supuestos planes en la labor que desempeñará. Es muy fácil decir: “soy independiente”, pero ello es más aplicable a lo relacionado con la labor económica.

Y lo que es más absurdo es que esas personas que tan mal hablan de los partidos políticos han tenido que “fundar” uno para candidatizarse; con símbolos, emblemas y distintivos propios de aquellos grupos que supuestamente tanto odian. Así que es incoherente su dicotómico discurso.

1 comentarios:

nacionalista catolico venezolano dijo...

las partidoscracias, sin duda en latinoamerica vivimos en un sistema plutocratico y burocratico que nos mantiene en un estancamiento perpetuo.

el problema viene es que la gente siempre elige lo mismo pero con diferentes caras y discursos; y esto conlleva que la gente se canse de los partidos y de los politicos pero el problema ( en parte ) no son ellos es el sistema en el que vivimos.

pero el problema es que en vez en cuando sale personas que dice la verdad que el sistema no funciona pero estos no son votados sencillamente por la razon que pertenecen a la ultraderecha neoliberal facista.

Un ejemplo claro es peru, habian tres candidatos Lourdes Flores ( la reformista que planteaba la reformas necesarias para l peru); alan garcia mas que conocido, y ollanta humala un nazi que queria revivir el imperio inca y expulsar a los negros y alos blancos el peru; y a cual eligieron el mal menor el alan garcia cuando la mejor opcion era lourdes flores (y despues la gente se queja de que viven mal).

prefiero ser historiador que profeta pero tarde o temprano, en latinoamerica una especie de "democracia china o democracia de un solo partido".

pero de que tipo serian: visionaria y reformadora como la dictadura comunista de china ( o en el caso de latinoamerica la que mas se aproxima es la de pinochet) o que matenga y cree "triunfos sociales" (eso mismo triunfos sociales que generan el estancamiento en el que vivimos) como la de chavez..

el futuro es incierto pero el problema no son los politicos (en parte) es el sistema.

por cierto te invito a leer lo siguientes libros.
cuentos chino de andres oppenheimer.
china s.a. de ted fishman

para que entiendas cuando hablo de de las reformas y la "democracia china"