¿Qué le sucede al mandatario ecuatoriano?

Creo que el saber violada la soberanía de su país debe haberle indignado mucho al presidente de Ecuador, tanto que se ha olvidado de todos los protocolos existentes para enfrentar ese tipo de problema internacional sin caer en roces verbales.

La diplomacia, el respeto y las demostraciones firmes pero con base en la decencia y las buenas costumbres, son algunos de los puntos que deben primar cuando un vecino ha pasado por alto los convenios internacionales.

Parecería que el apretón de manos en República Dominicana sólo logró un momento de regocijo para el continente que ya sentía de cerca los vientos de guerra, no así para don Correa.
Desafortunadamente la mirada, las expresiones, la estrategia emprendida por Ecuador, está demostrando que su jefe de gobierno, de alguna manera, no quiere ver zanjado el conflicto.

La violación del espacio aéreo colombiano por un helicóptero de dicho país, la poca importancia que le han concedido allí al incidente, la demanda a Colombia interpuesta en el Tribunal de la Haya, sobre un asunto plenamente arreglado parece indicar que en la mente del gobernante no existen precisamente vientos de paz.

Da la impresión que de una u otra forma desea mantener desacuerdos que podrían desencadenar en enfrentamientos de grandes proporciones.

¿Por qué han pedido indemnización por un ecuatoriano que, según la prensa de su propio país había estado en la mira de la inteligencia militar que investigaban sus pasos no del todo santos?
Aún con esa certeza, el tema le ha servido para llevarlo a los balcones que no ha dejado, a pesar que no está de candidato sino que ya fue elegido para la más alta magistratura de su país.

A propósito de indemnizaciones tampoco creo que debieron pedirlas por los mexicanos muertos o heridos en el ataque a ese grupo insurgente. Bastante tenemos en Colombia con guerrilleros, paramilitares y delincuentes de toda clase para que vengan a sumarse gente de otros países a delinquir. Colombia ya ha sufrido mucho.

Desde aquí quiero pedirles cordura a los dos gobernantes, al Dr. Uribe que piense en todos los colombianos que viven en Ecuador, ya sea por su pareja, por negocios,
o como refugiados; y al Sr. Correa que no se olvide que con su actitud está llevando a su pueblo a un sentimiento anti-colombiano, que si bien ya existía, ahora ha aumentado desmedidamente.

3 comentarios:

Ricardo Buitrago Consuegra dijo...

Ese sentimiento anti-colombiano, le subio la popularidad en las encuestas al 62%. Eso es lamentablemente lo que busca Correa. Mi nieto (se lo presento en el post Volvimos a ser jovenes) por el cierre de la embajada, no ha podido registrar su nacionalidad colombiana

Ricardo Buitrago Consuegra dijo...

En mi blog deje un premio por si gustas pasar a recogerlo. Me permiti tambien dejar en mi blog un enlace permanente

coco dijo...

En mi humilde opinion al Sr. Correa le pasa lo mismo que a Evo Morales, al Sr. Chavez y a muchos otros. En sus paises despues de la sempiterna pobreza en la que han vivido por obra y "gracia" del mandatario de turno, la poblacion harta de tanta "mala andanza", optan por el renacer de nuevos SALVAPATRIAS que los vuelven una vez mas a defraudar y empobrecer.