Día del idioma y día del libro



Hace mucho tiempo la Real Academia Española de la Lengua instituyó el 23 de Abril de cada año como “Día del idioma”, para conmemorar en esa fecha la muerte de Don Miguel de Cervantes Saavedra, ocurrida en Madrid el 23 de Abril de 1616.

También hace algún tiempo en América expresábamos que hablábamos castellano, luego para igualar los vocablos con los de otros idiomas se decidió que nuestro idioma sea el “español”, pero ¿en verdad toda España habla ese idioma?

Pues no. Si bien, el general Franco unificó el país y le dio carácter nacional al castellano, España es un país multicultural, se hablan varias lenguas o idiomas. Por ejemplo en Cataluña se habla el catalán, en Castilla el castellano, Galicia el gallego, en las Provincias Vascongadas el vascuence. Esas lenguas son españolas, pero el idioma oficial en España es el castellano, llamado mundialmente Lengua Española.

El catalán, el valenciano que es el mismo catalán, (por razones políticas le han dado una connotación diferente), el gallego y el castellano se derivan del latín; también son idiomas latinos o romances el francés, el italiano y el rumano.

El idioma castellano o español que hablamos en nuestro continente es muy rico, además de los términos celtas, alemanes y árabes que lo enriquecieron antes de llegar a estos lares, en la actualidad se han aceptado muchos localismos, vocablos folclóricos y aquellos derivados de la multitud de lenguas locales que posee nuestra América.

En Colombia, el 23 de abril además se conmemora, el nacimiento de Don Marco Fidel Suárez: abril 23 de 1835. Fue presidente de Colombia y una figura de la literatura colombiana.

Pero también, el 23 de abril ha sido consagrado internacionalmente como “el día del libro”; en los establecimientos educativos se celebran muchos eventos culturales durante una semana, se lee parte de una obra antes de entrar a clases, se hacen concursos de exposiciones acerca de obras leídas y poco a poco se les vuelva a inculcar a los alumnos lo maravilloso que es ser amigos de los libros.

El libro bien editado constituye el mejor profesor del mundo, pacientemente repite una y mil veces, si fuera necesario, su contenido hasta que el lector se concentre y pueda entender. Cuando viajamos, mientras esperamos en el aeropuerto, o en una Terminal, él nos acompaña; si no llega esa persona retrasada, el libro nos entretiene y hasta nos vuelve más comprensivos; si nos encontramos solos en casa y hemos agotado todo el trabajo que tengamos, qué mejor remedio para alejar el cansancio que un buen libro.

Nada iguala al libro, hay quienes dicen que prefieren leer en el ordenador, pero ¿si por alguna razón no hubiera energía eléctrica? No todo el mundo puede acceder a los portátiles.

Al libro lo podemos tomar fácilmente del estante en donde se encuentre, lo llevamos a donde sea necesario, lo volvemos a guardar sin necesidad de prender aparatos, de estar sentados frente a una pantalla. Podemos “devorar” su contenido mientras estamos tendidos en un prado, en el parque, en el metro, en el bus, en la fila del Banco o de cualquier entidad pública…

Si no te has hecho amigo de los libros, ¿a qué esperas?

2 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

La foto del gato me encantó.

Buen post, y para complementar te sugiero que leas una entrada llamada¿QUÉ SERÍA DEL CASTELLANO SIN AMÉRICA? la puedes encontrar en la sección literatura de tigrero

Rud dijo...

Muchísimas gracias, enseguida paso por allí.
Si te encantó la foto del gato, te pareces a uno de mis hijos.
Saludos