Albores de libertad en América

El proceso de la emancipación en América fue poco a poco incubado y desarrollado a lo largo del siglo XVIII con rebeldías, asonadas, motines o insurrecciones ya fueran de carácter individual o colectivo pero que iban sembrando el descontento y el ansia de la población por autogobernarse y vivir libremente.

No todas las manifestaciones de descontento provinieron de los criollos (hijos de hispanos nacidos en América), también mostraron sus desacuerdos con el régimen establecido por los colonos las comunidades indígenas y los esclavos. Las protestas se acrecentaban por cuestiones sociales y económicas más que políticas.

Protestaban contra las injusticias, las exacciones, los abusos, las contribuciones, impuestos y gravámenes a que eran sometidos por las autoridades españolas; y los esclavos clamaban por su libertad. Dentro de esos movimientos, los más importantes se presentaron en Perú y Colombia:

El levantamiento de Tupac Amaru II:

José Gabriel Condorcanqui Noguera mayormente conocido como "Túpac Amaru", fue caudillo de la mayor rebelión anticolonial que se dio en Sudamérica durante el siglo XVIII. El líder encabezó una gran protesta de corte indigenista e independentista en el Virreinato del Perú; fue el primero en pedir la libertad de toda América y en decretar la libertad de los esclavos. Ha sido reconocido como el fundador de la identidad nacional peruana.

El 4 de noviembre de 1780 se inició el movimiento militar de José Gabriel Condorcanqui contra la dominación española, adoptando el nombre de Túpac Amaru II, en honor de su antepasado el último Inca de Vilcabamba. El 18 de mayo de 1781, en la Plaza de Armas de Cuzco, las autoridades lo asesinaron junto con sus amigos, seguidores y familia.

Insurrección de los comuneros:

En Socorro, Santander, el 16 de marzo de 1781, Manuela Beltrán rompió el edicto referente a las nuevas contribuciones, a los gritos de “viva el Rey y muera el mal gobierno. No queremos pagar la armada de Barlovento”. Luego muchas personas, la mayor parte comerciantes, formaron una junta llamada “El común”, de ahí su nombre de comuneros. Se reunieron más de seis mil hombres para marchar a Santafé (Bogotá) con el fin de pedir a las autoridades la rebaja de los impuestos entre otras demandas.

Por el camino se juntaron más personas hasta llegar a veinte mil el grupo que no pudo ser detenido antes de llegar a Bogotá. Cerca de la capital, expusieron sus inquietudes ante la junta de negociaciones designada por el virrey quien posteriormente desconoció las capitulaciones firmadas por la junta y los comuneros; estos últimos fueron sometidos. Se recuerda entre otros a José Antonio Galán.

Todos esos movimientos no han sido considerados por los historiadores, como precursores de la independencia, pero aunque no le hayan dado mayor trascendencia, sí contribuyeron a unificar y fortificar el sentimiento anti-colonial en la población que manifestaba de un modo u otro, aún sin ideales definidos, su repudio al sistema imperante.

Independencia de los EU

En 1776 los EU se independizaron de Inglaterra. Para ello contaron con el apoyo del rey Carlos III de España, quien puso en marcha una política anti-británica en defensa de los colonos norteamericanos, sin darse cuenta que esa política resultaría contraproducente, pues las colonias españolas en América verían allí su posibilidad de independizarse gracias a la importantísima ayuda militar de los ingleses que le devolvieron el “favor” a los reyes de España.

Además, el preámbulo de la constitución de EU contiene la declaración de los derechos muy importantes para la supervivencia de los países y las personas: soberanía, libertad, igualdad, fraternidad, etc.

Revolución Francesa de 1789

Esta constituyó uno de los sucesos más importantes de la historia contemporánea, pues acabó con el régimen absolutista más representativo y fuerte de la Europa del siglo XVIII. La declaración universal de los derechos del ciudadano dio pie para que algunos criollos del continente americano los traduzcan al castellano y enseñen a sus conciudadanos; como sucedió con Antonio Nariño quien fue el primero en traducirlos en América, en 1794 y es considerado en Colombia como el precursor de la independencia.

Independencia de Haití

Haití fue independizada en 1801 por Pedro Domingo Toussaint, quien declaró la independencia de la isla y la libertad de los esclavos, instituyendo también los derechos del hombre como ley en la región.

Revolución de Chuquisaca

El 25 de mayo de 1809 se realizó la llamada Revolución de Chuquisaca (actual ciudad Sucre en Bolivia), encabezada por Bernardo de Monteagudo, Jaime de Zudáñez y otros que mantenían fidelidad al Rey Fernando VII que era prisionero de José Bonaparte y que buscaban evitar que la infanta Carlota Joaquina de Borbón asumiera el trono de España en América. En este entorno, un mes y medio después, en La Paz, se creó la Junta Tuitiva, liderados por Pedro Domingo Murillo que buscaba la independencia, pero fue violentamente reprimida por el gobierno realista, ahorcando a los líderes independentistas.

Estos hechos sirvieron como elemento detonante para que en Buenos Aires destituyeran al virrey en 1810 y constituyera un gobierno formado mayoritariamente por criollos, para gobernar en nombre de Fernando VII y a la vez que se establecían juntas de autogobierno en diferentes ciudades del Alto Perú y del resto de Hispanoamérica.

Levantamiento en La Paz (Bolivia)

Se denomina Junta Tuitiva de los Derechos del Pueblo al gobierno resultante de la revolución acaecida en la ciudad de La Paz (actual Bolivia y entonces integrante del virreinato del Río de la Plata) el 16 de julio de 1809. Es llamada en Bolivia como "la primera revolución independentista del continente" (…)

También he sabido que los ecuatorianos reclaman el mismo derecho pues en su capital hubo una revuelta independentista el 10 de agosto de 1809. La inquietud en esos casos es: ¿Acaso EU y Haití no forman parte del continente americano?

Haber sido los primeros o los últimos en independizarnos no interesa, lo importante es examinar a ver cómo estamos en este momento; si en verdad tenemos libertad, igualdad y fraternidad.

2 comentarios:

Quidquid dijo...

Hola Rud:
Paso por primera vez por tu blog, para agradecerte tu comentario en el mio.
Me ha parecido muy interesante el tema que tratas en tu entrada, a ver si esa libertad de la que hablas se puede extender en todos los ámbitos, creencias, ideologías y convivencias humanas.
Seguiré visitándote con agrado.
Recibe un cordial saludo,
Luis

Rud dijo...

¡Hola, Luis!
Muchas gracias por tu visita. El ideal de libertad es precisamente aquel que abarca los ámbitos de los que hablas.
Saludos