La paz, la libertad y Juanes

Me parece que los términos paz y libertad son los más anhelados por el ser humano. El uno complementa al otro pues no puede haber paz sin libertad y la libertad se ve coartada cuando nos asecha la discordia sea por conflictos internos del país o por provocaciones externas.

Cada persona que esté comprometida con la paz y la libertad puede realizar innumerables acciones en su favor aunque no vea resultados próximos o duraderos, puede estar segura que su granito de “trigo” poco a poco puede germinar.

El cantante colombiano, Juanes, (de quien nunca he comprado sus álbumes), ha tenido mucho éxito en su profesión; probablemente sus canciones llegan al alma popular, ha tenido el favor, el fervor y el cariño de su gente y del público, por consiguiente está en su derecho de cantar gratuitamente en donde a él se le antoje, sobretodo si tiene en mente que su acción repercutirá en la paz de algún lugar.

Desde el momento en que dicho cantante tomó la resolución de efectuar un concierto en Cuba, tuvo que afrontar verdaderos atropellos verbales de parte de personas negativas que no vieron en él un músico que deseaba llevar un momento de paz a personas que han vivido en medio de muchas privaciones, sino que demonizaron ese anhelo relacionándolo con los dictadores de ese país.

He visto la resolución tomada por el artista como una demostración de generosidad, no hubo dinero de por medio o apoyo de ninguna naturaleza al régimen castrista. Tenía, sí, que contactar con las autoridades del país caribeño para poder hacer realidad su sueño. Me he dado cuenta que las expectativas de los diferentes grupos acerca del resultado del concierto fueron más allá de la realidad:

Los cubanos de la diáspora que creyeron ver un apoyo a las autoridades, pudieron comprobar que no hubo política en el asunto pues quienes participaron son músicos.

Los periodistas que creían que era una “oportunidad” de que los cantantes griten algunas consignas contra la falta de libertad también se quedaron viendo un chispero; como lo expresado por el editorialista del diario El Mundo, de España, que vio en los artistas, “una manera de desaprovechar una oportunidad”.

¿Qué oportunidad?

Se trataba de la presentación de algunos cantantes internacionales, no eran miembros de la OEA, quienes le dieron el espaldarazo a la dictadura cubana al ingresarlo nuevamente a su seno sin hacer alusión a la falta de democracia. Lo único que hicieron los concertistas fue aquello que ellos saben y punto: cantar.

Es muy fácil expresar: “pudieron hacer tal cosa”, “pudieron decir esto”… ¿Y el respeto a lo acordado? Además no se trataba de un encuentro político. Cuando el público asiste a un concierto es a tratar de divertirse, nada más.

La audición en "la plaza de la revolución", la he visto como el máximo acontecimiento artístico de Santiago de Cuba luego de 50 años de desencuentros. Esa es la realidad. Pienso que lo que ha de ser inadmisible para muchos cubanos es que Juanes, con todas sus buenas intenciones, haya hecho el concierto en un lugar de triste significado para quienes han sufrido la tiranía del régimen.

Que Juanes y Miguel Bosé cantaron 'Nada particular' cuyo estribillo reza: "Dame una isla en medio del mar. Llámala libertad". Que algunos lo han interpretado como un mensaje subliminal… nada de eso, su melodía y letra no son recientes, ni la canción fue compuesta para ese espectáculo en particular.

El objetivo principal de “paz sin fronteras”, a mi manera de ver, ha sido tratar superar las ideologías, cualquiera que ellas fuesen, para unir a los seres humanos a través del arte, pues el pensamiento político de los gobernantes no debe ser un obstáculo para que puedan fraternizar personas con diferentes maneras de ver la vida.

Según leí, la tercera edición de "Paz sin Fronteras" sería en la frontera de México y Estados Unidos, entre las ciudades Juárez y El Paso. Quiera Dios que les vaya bien a quienes han deseado dar un momento de paz al gran público a través de sus canciones; aunque la libertad aún sea una asignatura pendiente.

4 comentarios:

esteban lob dijo...

Hola Rud:

Vengo a agradecer tu visita.

Te felicito por la ecuanimidad y ponderación con que- a mi juicio- analizas aquel concierto, siendo un tema difícil y en que hay posiciones tan divergentes.

Saludos.

Quidquid dijo...

Hola Rud:
Estos temas son bastante complicados. La paz y la libertad son temas muy difíciles y los humanos en muchas ocasiones no estamos a la altura de las circunstancias para saber tomar las medidas adecuadas.
Si le añades la posterior politización y los intereses de muchos entes políticos, económicos y sociales, puedes llegar a una situación muy complicada.
En mi opinión la música no se habría de politizar.
Un cordial saludo,
Luis

Alí Reyes H. dijo...

Avalo todas y cada una de tus palabras y añado:

Al contrario de los que dicen que la mùsica no se debe politizar, les digo que Juanes no sòlo es mùsico, sino uno de los polìticos con la mejor herramienta que pueda tener alguien en sus manos. Otro Joan manuel Serrat pues.

Hubo un concierto en la dècada de los 80 muy importante en la Habana. Fue el de Oscar de Leòn. Volviò allà a decirle a los cubanos cuàl era su verdadera mùsica pues el règimen tratò por años de desplazar el capitalista danzòn, montuno, chachchà, y mambo por la fulana NUEVA TROBA CUBANA. El caso es que ese concierto fue meramente cultural y politicamente inocuo para el règimen. A lo contrario de JUANES

Me asombra la ignorancia de los cubanos mayameros que se pusieron a destruir los discos de Juanes. Son unos torpes de capirote, pues no se dan cuenta de que, sin decir una sola palabra JUANES ESTABA DANDO MACHETAZOS CONTRA LA BARRERA DE CAÑA, de igual forma que artistas como Elton Jon en su momento acometiò contra la cortina de hierro con su canciòn NIKITA y al igual que el inglès, los frutos no se vieron sono luego de unos años. Asì que Juanes està poniendo otro clavo al ataud de ese règimen de oprobio. la prueba està en que los cuerpos de seguridad de la Isla lo acosaron hasta que se fue ¿Por colaborador no serìa verdad?

Rud dijo...

¡Hola, Esteban, muchas gracias por tus hermosas palabras!
Ciertamente el tema del concierto de Juanes tuvo muchos puntos divergentes, quizás eso me haya atraído para reflexionar un poco sobre las diferentes posturas. Cordiales saludos
¡Hola, Luis!
Todos queremos paz y libertad; me parece que es el mayor anhelo del género humano; pero ellas muchas veces son muy esquivas. Muchas gracias por tus sabias palabras. Cordiales saludos
¡Hola, Alí!
Tus puntos de vista siempre son sumamente interesantes. No estaba enterada del concierto de Óscar de León, sé que es autor de una música muy pegajosa, seguro que hace bailar hasta a los paralíticos; me parece magnífico que haya logrado llevar alegría y recuerdos de lo suyo a los cubanos; y me alegra que tengas un alto concepto de aquellos cantantes que han aportado con sus mensajes directos o subliminales para que haya más consciencia en la humanidad sobre la importancia de la libertad.
Cordiales saludos