“La tentación de la reelección”

Existen países en que la elección constitucionalmente puede ser indefinida si los electores están contentos con su mandatario y si éste siente que debe seguir frente a los destinos de su país.

Cuando la Constitución de un país no presenta la figura de la reelección y el mandatario de turno fuerza a sus seguidores en el Congreso para que cambien a su favor algún artículo constitucional, el asunto comienza a ir mal.

Si la mayor parte de la población aprueba la obra realizada por su presidente, tiene que pensar dicho personaje que los logros no han sido solo suyos sino de un equipo que lo ha acompañado en las buenas y en las malas y que sería muy beneficioso para el país que él se dé cuenta que existen otras personas muy capaces que pueden seguir por un rumbo parecido, o mejor para terminar lo que el popular jefe de Estado haya comenzado.

Cuando la popularidad del mandatario es desbordante puede deberse a muchos factores: marketing, exposición diaria en los medios de comunicación, simpatía, que trabaja tenazmente, que ha hecho todo lo posible por cumplir sus promesas de campaña, etc. Pero en ningún momento la aceptación se debe a que se le vea al gobernante como si fuera una especie de salvador, pues solo pensarlo resulta ridículo.

Parecería que en América Latina se ha convertido en una especie de epidemia el deseo de perpetuarse en la primera magistratura. Primero hubo algunos dictadores que no soltaban el poder y ni la OEA, que desaprobó un cambio de gobierno hecho de acuerdo con la Constitución de Honduras, ni la UE que se apresta para condenarla también, no protestaron en esa época de tantas dictaduras.

A propósito, Colombia ha sido uno de los países en que menos dictaduras hubo. La última fue la de Gustavo Rojas Pinilla por allá en 1957. Así que nuestro país no ha tenido una historia de déspotas, ni de personas que quieran perpetuarse en el poder al mejor estilo de los emperadores de antaño.

Quiero a mi país, reconozco que el Dr. Uribe ha hecho más que cualquier otro presidente, pero es hora de que toque a retirada; ya se le ve cansado. Su agrupación ha conseguido lo que ninguna otra, allí hay buenos elementos para que lo sustituyan; si en verdad ama a Colombia, es mejor que renuncie a un tercer período, no siga el camino de Fujimori, don Alvarito, podría sucederle algo parecido.

En mi opinión, una renovación presidencial va a ser muy saludable para el país. No existen los mesías que pueden arreglarlo todo. A pesar de que don Álvaro es muy trabajador, es mucho lo que queda por hacer; por ejemplo: ¿cuándo será que en Colombia puedan otorgar una cédula de identidad sin esperar tanto tiempo? Ni siquiera cuando los archivos se realizaban a mano deben haberse demorado tanto.

Nuestro país merece un avance sostenido, requiere de políticas que nos ayuden a salir del conflicto interno que hemos soportado por tantos años; pero no podemos depender de un solo individuo. Dejemos espacio a las ideas frescas y novedosas.

6 comentarios:

Azul... dijo...

Esta venezolana que te escribe ama Colombia con todo su corazón y les deseo todo lo mejor del mundo

Un besote, Rud!

esteban lob dijo...

Hola Rud:

De política interna de otros países, prefiero no opinar, pero quiero felicitarte por tu enfoque sobre la realidad de tu Colombia, porque denota amplitud de criterio y ecuanimidad.

Un beso.

Juan Yañez dijo...

Uribe lo ha hecho muy bien, pero la reelección puede ser una mancha a tan impecable desempeño.

Encantado de entrar a tu blog

Quidquid dijo...

Hola Rud:
Paso sólo para desearte un buen fin de semana.
Del tema que has expuesto, no puedo opinar.
Luis

Alí Reyes H. dijo...

No quiero que Uribe siga los pasos de su vecino y colega venezolano. Lo considero un hombre sensato

Rud dijo...

Azulita, muchísimas gracias por querer a mi país y por tus buenos deseos. Cordiales saludos.
Hola, Esteban, ciertamente no es fácil opinar sobre política exterior y en ocasiones tampoco se facilita hablar de lo propio. Muchas gracias por pasar por aquí.
Cordiales saludos.
Saludos Juan, estoy de acuerdo en lo que dices acerca del Dr. Uribe. Muchas gracias por tu visita.
¡Hola, Luis! Muchas gracias por tu visita, que la pases muy bien.
¿Qué tal Alí?
Dios te escuche. El Dr. Uribe debe comenzar a hacer sus maletas para salir a unas merecidas vacaciones.
Cordiales saludos