El quincuagésimo aniversario de Astérix y Obélix

El alba de esa genial historieta cómica comenzó en agosto de 1959 en el edificio Bobigny, suburbio del este de París, donde René Goscinny y Albert Uderzo pusieron a trabajar su mente creadora con el fin de “inventar” nuevos personajes para una revista de cómics que iba a ser lanzada en octubre de ese año.

Finalmente surgió la genial idea: dos galos, uno delgado de baja estatura y otro enorme y gordo. En poco tiempo, Uderzo esbozó sus imágenes, así como las de los otros principales héroes de la tira: el jefe de la aldea, el druida, el bardo. Luego de dos meses, Asterix y Obelix aparecieron por vez primera en el número uno de la revista Pilote.

En el sumario de dicha revista, junto al galo y a Obélix, mellizos de creación, estuvieron también “Le petit Nicolas” (guión de Goscinny, dibujo de Sempé), “Lucky Luke” (Morris) y Dingodossiers (Gottlib).

La serie sobrepasó rápidamente el espacio del cómic para niños y fue adoptada por toda clase de público. Fue la época de "La hoz de oro" de "La vuelta a la Galia" o "Asterix y Cleopatra", y de los primeros dibujos animados. A partir de 1967 el primer tiraje de cada álbum sobrepasaba ya el millón de ejemplares.

El 5 de noviembre de 1977, Goscinny subió al bote de Karonte para no regresar jamás. Uderzo tuvo el tino de mantener la ruta ya emprendida. Superó incluso líos jurídicos, que no vienen al caso.

La genial historieta tuvo un éxito similar en el extranjero. En 50 años, se han vendido en el mundo más de 325 millones de ejemplares de las aventuras de Asterix, y la serie se tradujo a 107 idiomas.

A finales de los años 90, el cine reactivó la serie a raíz de tres largometrajes que atrajeron a más de 60 millones de espectadores en el mundo. ¡Hasta yo los vi!

Ya fue vendida a Hachette Livres la editorial Albert René que él creó en 1979. Albert Uderzo, actualmente de 82 años de edad, quien ha aceptado que las aventuras de Asterix continúen después de que él muera, ya encargó a dos dibujantes que trabajan con él desde hace años, Fréderic y Thierry Mébarki. Aún no ha encontrado al guionista que acepte tal desafío.

Los festejos del quincuagésimo aniversario de Astérix y Obélix no terminan con la publicación del esperado libro de oro que Gosciny ha realizado, pues como detalló la gerente de las Ediciones Albert René, Isabelle Magnac, se ha preparado "un gran dispositivo" en torno a dicho aniversario, incluso ya se exhibieron dos sellos conmemorativos elaborados por “La Poste” (Correos de Francia).

El Museo del Cluny de París acogerá a partir del 28 de octubre en su frigidarium, recientemente renovado, una exposición de láminas originales de Albert Uderzo, así como de textos mecanografiados por el propio Goscinny, que "por primera vez se expondrán conjuntamente", ha dicho recientemente la hija del guionista, Anne Goscinny.

Además, los jardines de esta institución mostrarán desde el 22 de octubre las parodias de algunas obras de arte plásticas que incluye el nuevo álbum, como una versión con Asterix y Obelix protagonizando "La Libertad guiando al pueblo" de Eugène Delacroix

3 comentarios:

Quidquid dijo...

Hola Rud:
Con tu relato me has hecho recordar de una etapa en mi vida que fue muy significativa... 1959
Pero el tema es Astérix y Obélix.., uno de los grandes éxitos del mundo del cómic mundial.
Tu explicación, muy completa, nos permite ver como se desarrolló esta serie y su impacto general en aquella sociedad de finales del siglo pasado.
Han pasado 50 años... y parece que fue ayer...
Un cordial fin de semana,
Luis

Juan Yañez dijo...

Es que ese par son geniales...Algo así como el castizo MORTADELO Y FILEMÓN

Rud dijo...

¡Hola, Luís!
Por lo general los caricaturistas nos quieren decir muchísimas cosas que a veces no captamos; Artérix y Obélix siguen tan vivaces y alegres después de 50 años de aventuras. Muchas gracias por pasar por aquí.
Cordiales saludos
Efectivamente, Juan, esos personajes son tan geniales que aún entretienen a muchos después de un largo recorrido.
Saludos cordiales