Efemérides del fin del apartheid en Sudáfrica

El vocablo apartheid significa Afrikáans, separación, en la variante sudafricana del holandés. Este horrible fenómeno político apareció oficialmente en Sudáfrica en 1948; el término sirvió para designar la segregación racial y de organización territorial aplicada en forma sistemática en dicho país.

El apartheid consistió en promover el desarrollo separado de las diferentes razas, bajo la dirección de la raza blanca, considerada superior. Para "legalizar" esa injusticia, los blancos aprobaron leyes raciales que tocaban todos los aspectos de la vida social de los ciudadanos sudafricanos.

La institucionalización de la discriminación racial incluyó: llevar consigo su certificado de identidad racial, prohibición de que cualquier negro participara en la vida pública de su país, delimitación de zonas territoriales según los grupos reconocidos, represión policíaca, prohibición de matrimonios interraciales e incluso las relaciones sexuales.

Se llevó a cabo la clasificación racial de los ciudadanos sudafricanos a partir de tres criterios: apariencia, aceptación social y descendencia. Una persona no podía ser considerada blanca si sus padres no lo eran. Con esta medida expulsaron a los negros que residían en zonas de gente blanca y se crearon 10 "homelands", o áreas de reserva para negros.

El Parlamento sudafricano controlaba los "homelands" los cuales eran regiones independientes a las que era asignado cada africano según su clasificación oficial. Dentro de este territorio los africanos negros eran ciudadanos y tenían ciertos derechos; pero fuera de su respectivo "homeland" los derechos se anulaban, e incluso necesitaban usar pasaporte en su propio país.

En 1977 la ONU impuso un embargo de armas a Sudáfrica, y en la siguiente década los Estados Unidos y la Comunidad Europea organizaron un bloqueo económico para presionar a Sudáfrica a terminar con el apartheid.

El símbolo del movimiento negro de liberación en Sudáfrica fue Nelson Mandela, quien estuvo muchos años recluido en una cárcel por sus actividades anti-apartheid.

En 1989 fue elegido presidente de Sudáfrica William de Klerk, un reformista que comenzó a negociar una salida al estado de discriminación racial. Como un acto simbólico importante, en 1990 se concedió la libertad a Nelson Mandela, tras 26 años de prisión por oponerse al racismo.

El 17 de junio de 1991 se decretó el fin del apartheid. El Parlamento sudafricano derogó todas las leyes segregacionistas a través de una reforma a la Constitución, la cual entró en vigencia en 1994. Como parte de esa reforma, se disolvieron las "homelands".

5 comentarios:

Genín dijo...

Si, es conveniente recordar estas cosas de vez en cuando, también que los poderosos USA tenían hasta hace cuatro días su particular apartheid, pero lo malo es que este, persiste en las mentes de mucha gente a lo largo y ancho del mundo, tanto en blancos como en negros o amarillos, solo se acabará si algún día con la globalización tenemos una sola raza mezcla de todas...
Salud y besitos

Quidquid dijo...

Hola Rud:
El final de una época desdichada es un momento de alegría que conviene recordar, para que nos sirva de ejemplo para no cometer los mismos errores en el futuro.
Te deseo un feliz fin de semana,
cordiales saludos,
Luis

Alí Reyes H. dijo...

Apartheid hay de muchas formas. Te cuento que en Venezuela el gobierno está promoviendo un apartheid invisible entre sus hijos que si no es detenido a tiempo por nosotros mismos, lo vamos a lamentar mucho

Rud dijo...

Hola, Genin
Sería bueno que algún día se logre ese ideal del que hablas. En verdad la persistencia del racismo en la mente humana puede seguir haciendo mucho daño.

Hola, Luis
En verdad si recordáramos siempre todo aquello inconveniente, trataríamos de no repetirlo. Desafortunadamente y por lo general la humanidad tiene un comportamiento cíclico. Sólo hay que fijarnos que por ahí hay gobernantes que tienen en mente revivir el fascismo que tanto daño causó.

Hola, Alí
Comprendo a qué te refieres. Si desde las altas esferas le dicen a la población que todos los males del país son debidos a la retención del capital por parte de los "oligarcas"… eso es caldo de cultivo para una confrontación. Sólo hay que recordar que Perón tenía un discurso parecido; para F. Castro el mal era el imperialismo yanqui y para Hitler, los judíos.
Cordiales saludos a todos y muchas gracias por la visita :)

Ricardo Tribin dijo...

La humildad es la llave hacia la amistad y el exito.

Un beso querida amiga y paisana