Alemania

El pasado 03 de octubre se cumplieron veinte años de la reunificación de Alemania, que había sido dividida luego de la segunda guerra mundial: el Este comunista y el Oeste capitalista. Su capital, Berlín, que quedó en el Este, también fue repartida entre los ganadores y a alguien se le ocurrió la terrible idea de construir una muralla para rodear el lado occidental de la ciudad. Afortunadamente el muro cayó en 1989 y, un año después, Alemania se reunificaba.

Para conseguir la integración de los dos territorios, los alemanes del Oeste pagan un impuesto creado en 1991, que lleva el nombre de "Impuesto de la Solidaridad" y que seguirá vigente hasta 2019.

La señora Canciller, doña Ángela Merkel ha dicho que "gracias a la reunificación, los alemanes orientales recibieron bienes de valor incalculable como la libertad, la democracia y el imperio de la ley", y puede agregarse que actualmente Alemania es un país políticamente muy estable. En el plano económico, después de haber superado ejemplarmente la crisis, el país se ha convertido en el motor de Europa gracias a sus vigorosas exportaciones.

Alemania es el segundo productor mundial de lúpulo, y la calidad de sus cervezas goza de renombre universal. También produce vino en los valles del Mosela y del Rin. Los automóviles, los equipos electrónicos y de telecomunicaciones, los aparatos de precisión, y los productos químicos y farmacéuticos son algunas muestras de un ingente abanico de producción industrial.

Su territorio se extiende desde el mar del Norte y el mar Báltico, al norte, hasta los Alpes en el sur, y lo atraviesan algunos de los mayores ríos de Europa, como el Rhin, el Danubio y el Elba.

Alemania posee un paisaje singular, es hermosa por cualquier lado que la veamos, es uno de los más bellos lugares de la Unión Europea para visitar, sus bosques y praderas son bellísimos; además hay algo que llama poderosamente la atención en este país: el orden.

Me atrevo a decir que Alemania posee la mejor red de trenes del mundo. Es un servicio ininterrumpido, con excelentes vagones e increíbles estaciones, algunas parecen verdaderos centros comerciales, con informativos que puedan entender la mayoría de humanos aunque no se expresen en alemán.

Ha sido cuna de grandes compositores como: Johann Sebastian Bach, Ludwing van Beethoven, Johann Mendelssonhn, Johannes Brahms, Roberto Schumann, Richard Strauss y Richard Wagner entre otros, la aportación alemana a la música clásica europea ha sido esencial.
En pensamiento y literatura, el inmenso patrimonio alemán cuenta con las figuras de Jürgen Habermas, Hermann Hesse (Siddhartha) Lutero, Goethe, Schiller, Friedrich Nietzsche, Kant, Brecht, Thomas Mann, Martin Heidegger, etc.

En otra me he de referir a sus magníficas ciudades.

6 comentarios:

Genín dijo...

Reconociendo que todo lo que escribes es cierto, a mi no me apetecería vivir en Alemania, además no puedo evitar recelar de un pueblo que ha causado las dos guerras mundiales que ha habido, no lo puedo evitar, no me fío de su espíritu .
Salud y besitos

Alí Reyes H. dijo...

Hay que ver los años que se perdieron los alemanes(casi 60) por la terquedad de un líder y por la falta de voluntad de un pueblo para quitárselo de encima...Los venezolanos debiéramos vernos en ese espejo.

¡Muy buena la última foto!

Rud dijo...

Estimado Genin
Pienso que las guerras no las realizan los pueblos sino los gobernantes cuando no razonan sobre sus acciones.

A pesar de todo lo que he leído sobre la guerra, para mí los alemanes no fueron quienes cometieron crímenes, sino las autoridades de esa época, no olvidemos que tuvieron como aliados a Franco y a Mussolini.

Los alemanes tienen una consciencia muy grande sobre dichos sucesos; son personas muy generosas; en todos los ámbitos han bregado para que la memoria histórica no se pierda, para que no se vuelvan a repetir los hechos.

Me alegra mucho que disientas de mis pensamientos, de esa manera puedo argumentar.
Muchísimas gracias, Genin
Un enorme abrazo


Hola, Alí
Los alemanes son personas muy ordenadas y pienso que ello incidió para que no rompieran las cadenas que poco a poco los sofocaron; además no había la tecnología de comunicaciones que tenemos ahora, en donde todos opinamos sobre el diario acontecer.

Darle poder a un paranoico es lo peor que podemos hacer; aunque muchos gobernantes sólo muestran su lado oscuro cuando ya tienen poderosos aliados que los ayuden a perpetuarse en la cumbre.

Esperemos que el gran "león" despierte de su letargo para que vuelva al rumbo a tu amada tierra.

La última foto: me fascina la relación con el padre, ese reflejo que somos de nuestros progenitores, por ello la escogí.

Cordiales saludos, un abrazo

esteban lob dijo...

Hola Rud:
Mencionas el Danubio, a cuyas orillas nací y viví hasta los 3 años.
Luego he estado junto a sus aguas varias veces, añorando lo que pudo haber sido y no fue, pero no tengo dramas a estas alturas avanzadas de mi vida. Un infame tipo de bigotes, ni siquiera alemán, arrasó con sentimientos, valores y vidas, pudiendo nosotros tres (padre, madre y yo)esquivar sus designios al otro lado del mundo.
Pero...pensando el asunto tranquilamente... de no haber sido por él, ahora ni siquiera te sabría escribir en castellano.Y nunca habría conocido a mi señora...ni tendría hijos y nietos sudamericanos...ni...ni...ni...ni..


Un beso.

Marcela dijo...

Me siento muy afortunada de vivir un sueño en esta tierra con el amado.
Es una pena que todavía a Alemania le persiga su pasado. Sólo sé que esta aventura de conocer otra gente, de probar otros sabores, de hablar otra lengua, de sentir las cuatro estaciones, me ha hecho crecer.

Un abrazo inmenso y gracias por haber compartido con nosotros esta aventura.

Marcela

Rud dijo...

Hola, Esteban
Comprendo perfectamente lo que dices, algunos podemos tener un largo "ni", para dar gracias por algo y no añorar. La cuenca del Danubio es hermosa.
Un abrazo

*
Gracias a ti, querida Marcelina; has sido la mejor anfitriona del mundo. Un gran abrazo