Desorden de identidad disociada

En Psicología Jurídica hay que conocer los diferentes trastornos que puedan presentarse en la personalidad del individuo y que pudieran ser atenuantes en el momento de evaluar el comportamiento delictivo de esa persona.

El desorden de identidad disociada o personalidad múltiple es uno de ellos, el cual es separado por los psicólogos en el grupo de problemas derivados de diferentes tipos de abusos recibidos en la niñez.

Para comprender este fenómeno, hay que saber el significado de disociar, esto es, romper la asociación entre dos cosas o situaciones. En esta disociación se rompe la normal asociación entre emociones o pensamientos y la conciencia.

Con el trauma repetido se producen también repetidos episodios de disociación, en los que el niño separa mentalmente determinadas emociones, conductas o pensamientos de su conciencia las cuales comienzan a unirse entre sí mediante un tema afectivo común. Por ejemplo, las emociones y pensamientos de ira se separan de la conciencia y se asocian entre sí para formar una personalidad altamente agresiva y despreciativa.

A medida que pasa el tiempo si el abuso continuara, esta personalidad agresiva va construyendo su propia historia, formada por patrones de respuesta relacionados con la ira y la agresividad.
Ya adulto ese niño, puede presentar el trastorno de identidad disociativo, en el cual alterna en el control del comportamiento de la persona dos o más identidades o personalidades y en la que se producen episodios de amnesia.

La persona con este trastorno a menudo puede llevar una vida caótica puesto que el cambio de personalidades y la ausencia de consciencia del propio comportamiento en las otras identidades debe ser algo muy perturbador.

Los investigadores dicen que las diferentes personalidades que presenta el individuo con frecuencia interactúan entre ellas, la persona dice escuchar conversaciones internas y las voces de otras personas; algo realmente alucinante.

¿Cómo puede un juez hacer justicia frente a un caso de trastorno de identidad disociada?
Pienso que si una persona ha cometido un delito y que supuestamente no recuerda haber sido el culpable, por haberlo cometido cuando "tenía otra identidad psíquica", debería haber tratamiento psiquiátrico en cambio de enviarlo a la cárcel.
Es un tema extenso que puede hacernos reflexionar mucho, sobretodo, cuando alguien nos diga: "no soy yo cuando me enfado".

8 comentarios:

tia elsa dijo...

Recuerdo una película que vi hace como 20 años que trataba este tema. era una chica que de pequeña su madre absolutamente loca le cometió todo tipo de abusos y ella tenia 7 personalidades. Es un tema apasionante y muestra cuan frágil es la mente humana. Besos tía Elsa.

Alí Reyes H. dijo...

el juez no puede estar solo en eso y está en el derecho y la OBLIGACIÓN de pedir asesoramiento perital de médicos especialistas, no uno, sino varios

Jota Mate dijo...

Cuando tenemos un enfado grande todos decimos el "no soy yo..." porque, afortunadamente, nuestro comportamiento habitual es otro.
Nos planteas patologías que significan un peligro para la sociedad y que deben proteger al sujeto paciente y a todo el resto. La cárcel no sirve en estos casos, pero es obvio que estas personas no pueden estar libres sin tratamientos oportunos.
Son muy interesantes los problemas que abordas desde tu "Villa Encantada".
Feliz fin de semana.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupenda, amiga.

Saludos y buen sábado.

Ricardo Tribin dijo...

Gracias, querida Rud,

Trajiste a mi memoria la historia de Dr. Jekyl y Mr. Hide.

Excelente post!!!!

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Rud:

Interesante tema, da para mucho debate.

Abrazos.

Rud dijo...

Estimada tía Elsa
Es posible que eso también pueda ocurrir en la vida real. El cine ha mostrado en algunas ocasiones este tipo de problema.
Un abrazo


Efectivamente, Alí, un Juez necesita de la asesoría de psicólogos en muchos casos. No siempre nuestras acciones se realizan bajo la lucidez de una mente sana.
Un abrazo


Hola, Jota
Efectivamente dichas patologías requieren de tratamientos puntuales y las personas que las sufren no deben estar ni en la cárcel, ni en la calle dando rienda suelta a sus divagaciones.
Cordiales saludos


Hola, Antonio
Me ha alegrado mucho tu visita, muchísimas gracias
Cordiales saludos


Estimado Ricardo
Sí, el cine y la literatura nos han mostrado a través del tiempo algunos ejemplos de desorden de identidad disociada.
Cordiales saludos


Hola, Rafael
Ciertamente el tema es digno de debate, sobretodo para ser conocido en la mayoría de facultades universitarias, pero sobretodo en Derecho.
Cordiales saludos

Zak Noguera dijo...

Yo sufro esta "enfermedad" y no siempre es provocada por un abuso a veces es por ausencias de distintos tipos. Si requieren informacion yo tengo mucha y mi padre es abogado. Saludos!