Ser o no ser

Generalmente en la niñez la mayoría de personas tienen bien delimitado en su mente qué desean ser en la edad adulta; por mi experiencia con los hijos ellos anhelaban ser astronautas o pilotos de aviones que los llevarían a lugares mágicos.

Algunas niñas desean ser reinas, otras enfermeras, algunas profesoras y de repente aparece la nena que desea ser presidente.

Los varoncitos dicen querer llegar a ser bomberos mientras juegan con un modelo de camión para esa profesión; anhelan ser arquitectos en los momentos en que construyen mil maravillas con sus juguetes "de armar", desean ser conductores de autos de carreras y sueñan con las profesiones que les insinúan sus juguetes, las películas o su imaginación.

Pero van creciendo y poco a poco su raciocinio les dice que para llegar a la autosuficiencia es mejor escoger una carrera universitaria acorde con sus aptitudes, su vocación y el gusto por ciertos temas. He ahí un momento difícil para muchos jovencitos.

A pesar que en los colegios siempre hay un psicólogo cuya tarea es encaminar a los estudiantes para que escojan bien la profesión que han de seguir a futuro, muchos padres de familia se encuentran con dificultades derivadas de la falta de decisión de sus hijos al momento de escoger su profesión.



Y no resulta fácil; sobretodo porque en ciertas carreras universitarias de temas puntuales como la Biología, le ponen en el pénsum muchos temas matemáticos que pueden no ser el fuerte de quien sólo desea enfrentarse con la naturaleza y no quiera estar enredado en cálculos.

El tema de ser o no ser, desde la época de William Shakespeare ya se planteaba: “To be, or not to be, that is the question”; una frase que ha estado en millones de labios y que a través de la historia pueden haberla interpretado de mil maneras, yo la tomo, en este momento como el llegar a ser de cualquier persona: escoger tal profesión, ser o no ser abogado, médico, ingeniero, investigador, letrado, policía… esa es la cuestión.

6 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Rud:

Definitivamente es mejor dejar que cada uno encuentre su propio camino en la vida, si los influenciamos corremos el riesgo de hacerlos equivocar.

Gracias por visitarme, paisana, te sigo.

Abrazos.

Alondra dijo...

¡Hola Rud! gracias por venir a la fiesta...
Con relación a tu escrito creo que los padres y los colegios tienen el deber de orientar pero dejar libertad de que triunfe aquello que les guste.
Te cuento que mis pajaritos estudiaron lo que quisieron pero por el momento su vida laboral les está llevando lejos de su vocación; hoy una carrera universitaria no es sinónimo de empleo y sueldo.
Eso si, el bagaje cultural no se lo quita nadie y puede ser que en algún momento suene la flauta mágica.
Un abrazo

Luis dijo...

Hola Rud:
La elección siempre es difícil y más cuando la edad es juvenil. El "querer ser" y después no "poder ser" nos puede llevar a situaciones problemáticas. En la sociedad actual se da el caso de que muchos jóvenes que querían ser "x" tienen que ponerse a trabajar de "y" o a mirar a los que trabajan (y esto es lo peor) por que no tienen plazas.
La realización personal/profesional se da, por desgracia, en muy pocas ocasiones, pero si es importante alentar al joven a que siga su camino preferido.
Un feliz fin de semana,
Luis

Jota Mate dijo...

Mejor que elijan ellos. Todos tenemos derecho a equivocarnos. Lo importante es tener ilusiones siempre, hasta el final. Tengo tres hijos ya en la universidad y cada cual ha optado por un camino diferente según, digamos, su vocación. El tiempo hablará.
Saludos y gracias por asomarte de nuevo por "mi casa".

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Rud, te dejo info de mi nueva novela:


Un país sumido en la confusión por la muerte de su Presidente y la violencia que, por su desaparición, se desató en la lucha por LA SUCESIÓN. Nueva novela. CAPITULO I - LA ANTESALA (1/07/2011). http://perdontetuvequematar.blogspot.com/

Rud dijo...

Hola, Rafael
Tienes razón, aunque debemos ayudar a los hijos a encontrar el camino, siempre hay que dejarles ese espacio de libertad tan necesario para crecer sanamente.
Cordiales saludos


Estimada Alondra
En cierto que el hecho de tener una carrera universitaria no signifique triunfar en aquello que nos apasione, pero sé que tarde o temprano esos conocimientos pueden cimentar un mejor mañana.
Me alegra mucho que tus pajarillos se encuentren bien y sé que seguirán el camino de su autorrealización sin tropiezos significativos.
Un gran abrazo.


Hola, Luis
En verdad uno de los mayores problemas actuales es la falta de la incersión laboral de los jóvenes quienes se ven avocados a realizar trabajos muy alejados de sus sueños de estudiantes. De todas maneras, la mayoría tarde o temprano encuentra, de alguna manera, su camino; sobretodo si se pone la creatividad en marcha.
Cordiales saludos


Hola, Jota
Me ha encantado esto que has dicho: "Lo importante es tener ilusiones siempre, hasta el final".
Cordiales saludos


Hola, Ignacio
Muchas gracias por la visita. Espero en este fin de semana poder asomarme y leer la primera parte de tu novela.
Cordiales saludos