Un año sin ella

 Atravesó la estancia para ir presurosa al encuentro de su amada hermana, (quien además de profesarle un profundo cariño, fue su compañera de juegos en la infancia y una amiga incondicional en la edad adulta), le dio muchos abrazos y no cesaba de expresarle, entre lágrimas, cuánto la quería y cómo había soñado con su presencia en casa. Le había arreglado una habitación con flores, una muñeca artesanal y un gran letrero de bienvenida.

Su nombre era Alegría, de hecho era muy festiva, creativa, encantadora, complaciente, generosa, de buen humor, grata, amable, afectuosa, cordial, acogedora, dulce, caritativa, desinteresada, detallista, compasiva y muy trabajadora.


Cuando su hermana conoció la casa en donde residía Alegría, se sobrecogió, no podía creer que alguien tan dadivosa careciera hasta de objetos indispensables en el hogar para poder existir decentemente. Tenía marido que no ganaba ni para él, una hija en la secundaria y tres trabajos. Se levantaba de madrugada para dejar adelantado el almuerzo, ordenaba la casa, se duchaba y volaba al trabajo para estar antes de las siete de la mañana. Al medio día sólo podía sacar media hora para almorzar e irse a realizar labores de enseñanza en otra institución; regresaba después de las nueve de la noche exhausta para preparar la cena, alistar el uniforme de la hija, enjuagar ropa, dejar otra en jabón, planchar y un largo etc.


¿A qué horas dormía?


No lo sé.


Su hermana procuró no quedarse mucho tiempo para no darle más qué hacer y le advirtió que con ese tren de vida podría enfermar, que si no nos cuidamos nadie lo hará por nosotras. Nuestro cuerpo puede estar saludable mientras estamos jóvenes, pero si no lo hemos cuidado, el rato menos pensado se deteriora y pueden sobrevenir inconvenientes de salud. Lo mejor que pudo hacer por ella fue enviarle un dinerillo para que compre una lavadora para que su trajinar se aminorara. 


El poco tiempo con el cual podía contar Alegría el fin de senama, lo dedicaba, además de tratar de nivelar a su hija en las materias de estudio en las que no fuera bien, a escribir una obra acerca de las clases de Lúdicas para parvularios, era justo que tratara de sacar algo para el público pues ella era muy competente, tenía una imaginación desborante y no debía  quedarse escondida la enorme cantidad de frutos de su gran creatividad.


Pasaron los meses y un par de años más desde aquella visita; Alegría telefoneaba a su hermana dos o tres veces al año; ella, a su vez, procuraba mensualmente comunicarse para mantener la bella conexión que siempre habían tenido desde chicas.


Alegría cantaba como quizás lo hicieran los ángeles. En cada cumpleaños de su hermana la llamaba muy temprano, antes de ir al trabajo, cantaba feliz con una voz celestial mientras su hija acompañaba con el violín. Algo muy difícil de borrar de la memoria.


Un día Alegría le comunicó a su hermana que estaba muy inquieta pues su salud había dejado de ser excelente, luego de muchos exámenes, de muchas idas y venidas, los médicos de su seguro de salud le expresaron que debían hacerle urgente una operación pues, según ellos, tenía un pequeño tumor detrás de uno de sus hermosos ojos…


A veces el remedio lo tenemos nosotros mismos en los cuidados que tengamos, en la preocupación por nuestro cuerpo, en priorizar aquello que competa a nuestra salud. Al primer síntoma hay que investigar qué sucede pues aún no ha nacido el médico que realmente se preocupe por su prójimo, ellos sólo están pendientes de su calculadora para hacer cuentas de las ganancias. 


Una mala práctica médica la puso en jaque…


Y voló hacia el infinito, se fue a cantar en el país del nunca jamás.


Siempre tuvo un gesto de ternura para cada quien, fue una persona realmente maravillosa. 


Su hermana siempre la ha extrañado, ahora más que nunca, pues el último año ha sido muy difícil sin el cariño de Alegría; todos los días observa el firmamento y son muchas las ocasiones en las que quisiera volar ella también para ir a jugar juntas una ronda, allá, detrás del arco iris.

24 comentarios:

Genín dijo...

Que historia tan triste, mas aún cuando se piense que es una historia real.
Mientras leía tu maravilloso relato, escrito con tanto sentimiento y tan bien, no podía por menos de pensar que haría su marido, porque no la ayudaba con los quehaceres de la casa, con las responsabilidades de los hijos, porqué no la ayudaba en todo si además apenas ganaba ni para mantener su hogar...
Besos y salud

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Rud:

Alergría fue un ejemplo de vida, vida de mujer fuerte e incansable luchadora en pro del bienestar de sus hijos y familiares.

Cuando alguien así, se va, duele pensar que tal vez hubiéramos podido hacer más por ella, pero queda la satisfacción del amor profesado.

Un abrazo.

AMALIA dijo...

Triste relato pero, a la vez, hermoso y ejemplar.

Un beso.

Universo dijo...

Hola Rud, una historia triste pero muy real, y muy actual. Nos dejamos hasta el ultimo aliento en cuidar de los demás, y apenas tenemos tiempo de cuida de nosotras mismas.
(Que el amor siempre viva en tu corazón). Buen fin de semana.
Besitos con amor y luz.

Carolina dijo...

Buen Dia Rud, que tristeza. un año mas sin la sonrisa del angel llamado Alegria? con la falta que hacen en la Tierra estas personas que con su sonrisa todo iluminan, lamentablemente algunos solo las valoramos cuando se van, como a la Felicidad; ellas van de la mano, si se va la una se va la otra y se llevan el anhelado sueño rosado del mundo a vivir al Arco Iris un sueño celestial y encantado al Pais de Por Siempre Jamas.
Un abrazo grande.

esteban lob dijo...

Hola Rud:
Me he quedado pensando en los hijos de Alegría, que se han quedado sin su ángel protector, más allá de la edad que ahora tengan.Muy triste.

Un beso.

David C. dijo...

Rud
Bonita historia, me hizo reflexionar. Gracias.
David
Pd: El amor es como un pan con mantequilla.....mmm bueno para entender el título te invito a que la leas. :)

Te pongo un fragmento de la novela, con mucho cariño para ti.

Ella: El amor es como un pan con mantequilla.
Él: ¿Cómo es eso?
Ella: Te voy a explicar, préstame toda tu atención posible.
Él: Ok.
Y mientras que Daniel preparaba su cuerpo y alma para escuchar a Sofía, dos lagartos habían salido de su escondite y se desplazaban lentamente, ambos llevaban una bolsita en sus cuellos que al parecer a nadie le interesaba.
Él: A ver, explícame.
Ella: Vamos con un ejemplo.
Él: Ya.
Ella: Supongamos que yo entro a trabajar a la UNSA como profesora de prácticas en tu Facultad.
Él: Ok.
Ella: En la sala de profesores coincidimos siempre, tú empiezas a atraerme, no sé tus conversaciones, lo nada común que eres respecto a los demás.
Daniel movió el rostro en diagonal como solía hacerlo Sofía, como haciéndole el espejo a ella.
Él: Ok.
Ella: De pronto siento la necesidad de compartir cosas contigo. Al cabo de un tiempo nos acostamos y ya, estamos enamorados.
Él: ¿Enamorados?
Ella: Enamorados, no quiere decir que nos amemos.
Él: Ah, no, yo pensaba que sí.
Ella: El amor viene luego, es todo un trabajo que lleva tiempo.
Él: ¿De cuánto tiempo hablamos según tú?
Ella: Un año. Los 11 meses anteriores son puro y absoluto enamoramiento…y eso no es amor.
Él: Pero ¿Por qué no puede ser amor?
Ella: Porque, mira, volviendo al ejemplo. Yo cuando “se supone” empecé contigo era por un deslumbramiento hacia ti, te veía como el ideal, el casi casi perfecto. Pero no, eso no eras tú, eras sencillamente la imagen que yo había creado en mi mente. Eso no es amor, insisto.
Él: ……
Ella: Cuando te preparas un pan con mantequilla ¿cómo lo haces?
Él: Agarro mi pan, el cuchillo. Luego….
Ella: Eso no me interesa saber. ¿Lo haces con amor? A eso quiero llegar. Al momento de preparar el pan lo puedes hacer de dos formas, una untándolo rápidamente y desordenadamente de mantequilla. La otra forma es ir lentamente, untando cada rincón del pan, observándolo, sintiéndolo,…
Él: Oye estamos hablando de un pan con mantequilla. No sé, tú pareciera que hablaras de ….
Ella: Dime una cosa. ¿Cuál pan tendría mejor sabor?
Él: Obvio que el segundo, su elaboración ha sido con más cuidado.
Ella: Exacto, ya ves que el amor es como un pan con mantequilla.

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Rud! una composición preciosa, rebosante de alegría. Me encantan los arcoiris, y como tu comentabas en mi post sobre Évora, también adoro la luz. Un saludo

Antonio Fernández López dijo...

Primero agradecerte tu hermoso comentario. Segundo cumplir contigo como tú has cumplido conmigo porque nobleza obliga. Me gusta tu relato. Es verdad que es una historia triste pero cuando uno desea escribir, lo de menos es si el resultado es triste o alegre. Lo que importa es que sea auténtico, que es lo que verdadero y que responda a lo que uno quiere decir de verdad. Un hermoso beso

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Rud! Aprovecho para saludarte nuevamente y dejarte la dirección de otro de mis cinco blogs, por si le quieres echar un vistazo.

Blog de novelas. WWW.SIRENAS-IN-LOVE-SIRENAS-IN-HELL.BLOGSPOT.COM

YoSueño dijo...

Hola Rud,siento leer una historia tan triste,ella hizo lo que pudo por ser feliz, ahora seguro que estera mas a tu lado, dando te fuerza. Un Fuerte ABRAZO

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Pero allá está ella, detrás del arco iris, como dices tu, siempre lo estará, no lo dudes

Un abrazo gigante

Isaac

fus dijo...

Una triste historia de una gran luchadora.

un abrazo

fus

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Conmovedor relato el tuyo aunque triste.

Es un placer leer tus posts y disfrutar de sus palabras

Universo dijo...

Rud, felicidades en el día de las Madres. Que pases un hermoso día...
que el amor y la luz guíe tu camino.
Besos.

Universo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julia dijo...

Enternecedor! la vida muchas veces es cruel y se lleva a los mejores. Un abrazo y gracias por seguirme. Volveré

Jerónimo dijo...

Una bella historia con un final triste pero emotivo.
Gracias por tu visita a mi blog.

Saludos cordiales.

Rud dijo...

Hola, Genín
Sí, es una historia real, quizás por ello sea más desgarradora.
Es posible que el marido, con el tiempo, enamore a otra para que lo mantenga; es lamentable pero de todo hay en la viña del señor.
Muchas gracias por pasar por esta villa.
Cordiales saludos, un abrazo



Hola, Rafael
Estoy segura que su hermana hizo muchísimo por ella; pero tú sabes que cada uno tiene sus propias obligaciones y debemos priorizarlas.
Son cada vez más las mujeres que deben afrontar solas las necesidades del hogar pues algunos maridos aunque tengan un empleo, diluyen sus ganancias en un dos por tres.
Un gran abrazo



Estimada Amalia
Cuando el relato sale de la vida misma, por desgracia no siempre es alegre.
Un abrazo



Querida Universo
Tienes mucha razón.
Todos los días hago esfuerzos para que el amor viva en mi corazón; muchísimas gracias.
Que las fuerzas positivas te acompañen
Un abrazo

Rud dijo...

Qué palabras tan dulces, mi querida Carolina.
¿Sabes una cosa?
Estoy segura que la hermana de Alegría la quería entrañablemente e hizo un esfuerzo muy grande por llevar un duelo discreto para que su amada Alegría pudiera irse tranquila.
Un gran abrazo



Hola, Esteban
Ciertamente los hijos de Alegría se han quedado casi desprotegidos. Digo casi pues imagino que su padre debe tener consciencia de sus obligaciones, de lo contrario, sería su familia la que tuviera que afrontar.
Un gran abrazo



Hola, David
A mi esposo le he escuchado este refrán: "un amor reflexionado, es un amor acabado".
No te enfades, mi estimado David…
Sucede que soy muy sincera, con ese adelanto no siento la menor curiosidad; prefiero tus relatos acerca del cine, son muy buenos.
Cordiales saludos



Hola, Víctor
Muchas gracias. El arco iris es más hermoso porque aparece justo después de una tormenta :)
Que la luz y las fuerzas positivas te acompañen

Rud dijo...

Hola, Antonio
Puedes comentar cuando te apetezca y tengas tiempo.
Lo importante de las visitas a los blogs es que poco a poco se forma una especie de hermandad que nos llena de múltiples conocimientos.
Un abrazo



Hola de nuevo, Víctor
Posiblemente la próxima semana visite tu blog de "sirenas enamoras", ya imagino sus cantos.
Un abrazo



Hola, Yo sueño
Es muy posible eso que comentas pues la hermana vive en el extranjero y quizás ahora tenga una nueva fuerza que la impulse.
Un gran abrazo



Es verdad, Isaac
Hay muchos amores esperándonos allá, detrás del arco iris, incluido el amor de los hermanos. Es una bella manera de alegrar al corazón.
Un abrazo



Hola, Fus
Una triste historia que con el tiempo podría hacerse leyenda y sirva de ejemplo bajo muchos aspectos.
Un abrazo

Rud dijo...

Muchísimas gracias mi estimada María Jesús.
Un abrazo



Querida Universo
Te agradezco mucho tus buenos deseos, espero que hayas pasado maravillosamente.
Un abrazo



Julia querida
Hace algún tiempo te he leído y cuando quiero dejarte mi huella no se va el escrito y aparecen algunas "ventanas" absurdas. En verdad no sé cuál será su origen.
De todas maneras quiero que sepas que te leo, aunque tenga dificultades para comentar.
Un gran abrazo



Hola, Jerónimo
Te he leído algunas veces sin contar con tiempo para comentar.
He vuelto a tener un poco de respiro en mis actividades y de nuevo visito a los amigos.
Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

hay seres de luz que vienen por poco tiempo a la tierra a alumbrarnos, espero que en esa hija quede el ejemplo de lo que ser una mujer con todas las letras.

un abrazo cariñoso

PMPilar dijo...

En verdad la historia no es feliz: Es muy triste. pero eso sí, deja el umbral abierto a un haz completo de luces iris.

¡Y aunque triste, me ha encantado leerla!

Un abrazo, Rud