¿Qué es ser madre?



No basta haber llevado al hijo en el vientre durante nueve lunas, tampoco basta tener canguros, nanas, niñeras o como quiera llamarse a alguien que lo cuide; ni siquiera vale el trabajar más de ocho horas diarias para comprarle todos los juguetes que le apetezcan; lo que sirve en realidad al crío es el apego, el cariño, la alegría, los cuidados, la dedicación y la calidad del tiempo que le dediquemos.



Ser madre es una situación para siempre, así que nuestra mayor prioridad debería ser ese retoño, esa criatura que no ha pedido vivir, que espera amor, atención y buen trato a cambio de darnos ternura y los días más maravillosos de nuestra existencia.



Muchos critican que exista un sinnúmero de ancianos solitarios, olvidados, abandonados, sin afecto. ¿No será que ellos nunca se preocuparon de acompañar en su crecimiento a los hijos, otros se encargaron de sus cuidados, fueron, quizás, más importantes las reuniones con amiguetes, que prestar atención a los pequeños?



Un hijo debe ser una motivación para mejorar día a día en todos los aspectos. Son tantas las cosas que podemos compartir con ese ser extraordinario:

-Hay que enseñarle a descubrir y explorar alegremente su entorno.

-Podemos aprender de él el valor de las cosas más pequeñas de la vida.



-Siempre debemos tratar de escucharlo y creer lo que nos cuente porque cuando le damos ejemplo de honestidad, podemos esperar que no mienta.

-Hablarle con afecto, con vocablos que inspiren ternura y agrado; hay que recordar que existen palabras que pueden herir más que un golpe.

-Fingir voces para mantenerlo entretenido, cantar canciones infantiles, bailar y hacer el payaso con tal de hacerlo reír.

-Cuidar nuestras expresiones porque el hijo todo lo imita.


-Ser perseverantes.

-Convertirnos en el pilar de su vida mientras nos necesite. Y, sobretodo, enseñarle a trabajar las emociones.

Un fuerte abrazo para todas esas mujeres cuyo amor materno ha prevalecido para encaminar amorosamente a sus pequeños rumbo a la autosuficiencia.




38 comentarios:

Fran dijo...

Que tal Rud!
No puedo mas que suscribir todo lo que has dicho.
Que tengas un feliz finde!

AdolfO ReltiH dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO CON FRANK.
ABRAZOS

AMALIA dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices.

No soy madre pero creo que así debería de ser.

Un abrazo grande. Feliz fin de semana.

Sara O. Durán dijo...

Qué. bonito tema. De los amores, hacia los hijos es el más incondicional que existe. A mí me cambió la vida para bien, ser madre. De haber sabido que era tan precioso ver resultados, me hubiera llenado de hijos. Sólo tengo una. Es el sol de mi vida!!! Lo bueno es que he sido madre de muchos hijos de otras que no les ponen mucha atención. No saben se lo que se pierden. Cada charla, cada juego es transformador, porque son tan prácticos y despreocupados. Además muy resilientes.
Un fuerte abrazo.

Ester dijo...

Lo has dicho muy bien, claro y sin olvidar nada, estoy de acuerdo al cien por cien. Pero por añadir algo somos las madres las que disfrutamos, no les he dedicado tiempo a mis hijas por obligación (que tambien) lo he hecho por disfrute propio. Abrazos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Tienes toda la razón. Por el hecho de tener unos hijos, no se puede decir que se es padre. El ser padre o madre, implica enseñarle a los hijos el amor, amando. Enseñandolos el respeto por el otro, respetando a los demás. Por eso me causa risa, una amiga que dice al rompe, quiero tener un hijo. Y para qué le pregunto. Me responde ella, para eso de ser madre.Entonces le digo en tono de burla, para experiencias están los laboratorios. Los hijos se tienen para amarlos, no como si fueran conejillos de indias. Un abrazo. carlos

Magdeli Valdés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Magdeli Valdés dijo...

RECORDANDO A MI MADRE....
De todo lo que una madre le puede enseñar a un hijo
está el poder de la resiliencia...eso es al menos lo que me enseñó y legó la mía , que en tiempos de penurias solo ella supo sostenernos sobre sus hombros y para ello, era necesario que estuviera todo el día trabajando ajeno para darnos el alimento y vestuario...cuanto más la educación después...
Pero tenía la gran virtud de donarnos momentos dentro de todas esas necesidades de los más preciados y valorados por nosotros , ya adultos que seguimos haciendo, como ser el amor a la tierra, a disfrutar orillas del río, de lagos...salir a buscar alimentos en la campiña(cosechamos moras, mosquetas, murtas, hongos...)
era enamorada de las flores, recogía las flores del campo para adornar nuestra casa... y así ...en la mesa cuando una vez al día estábamos juntas nos hablaba de los deberes que había de cumplir...yo era algo perezosa en eso , pero soñadora...me recolectaba libros
revistas de colores, de ellos aprendí a gustarme escribir , imaginar...
por eso amo escribir, la fotografía, las flores...etc
mi hermana ama la cocina que ella enseñó...mi hermano adora el campo , salia con ella a buscar leña ...
Y lo más importante la resiliencia, saber que podíamos salir adelante...romper el circulo y lo hicimos todo gracias al poder de su amor...
El amor que nunca muere y sigue vivo en cada madre que sabe donar a sus hijos e hijas la dulce enseñanza de la vida...

Un abrazo.

PD: disculpa borré el anterior ...algo pasó que me lo cortó y subió una parte...a medias ...ahora si espero salga bien.Gracias

María Perlada dijo...

Ser madre es dedicación y entrega hacía tu hijo pero sobre todo amor.

Muy bella tu entrada.

Besos

Ricardo Tribin dijo...

Mi muy querida amiga Rud.

Que lindo reconocimiento a la madre.

Te invito a que leas mi escrito que acabo de publicar hace un momento acerca de la importancia de la reputación.

Te dejo un abrazo pleno de aprecio.

esteban lob dijo...

Indiscutible planteamiento estimada Rud. Tal como dicen que "cada ser humano es el autor de su rostro", cada adulto es también el resultado de los valores y destrezas que sus padres (principalmente su madre)le inculcaron con amor y abnegación en sus tiempos de infancia.

Abrazo austral.

Macondo dijo...

Yo creo que el amor de los padres por los hijos es más profundo que al contrario y que en muchas ocasiones los ancianos abandonados no han sido padres egoístas.

Genín dijo...

Y Podrías seguir escribiendo páginas y páginas sobre el tema, lo se...
Besos y salud

CRISTINA dijo...

Rud, que temas más tierno y emotivo. El arte de ser madre no se enseña en los colegios, no se hereda ni se aprende en los libros. No obstante, el simple acto de dar a luz a una criatura establece un vínculo quizá más fuerte, más rotundo entre la madre y el hijo. Pero también tenemos que tener en cuenta, que los hijos son espíritus libres con rasgos propios y necesidades únicas que los adultos debemos comprender para alentar, incentivar y guiarlos por el sendero del amor y la felicidad.
Querida amiga, que la luz y el amor guíen tu camino en tu proceso de evolución por este bello planeta Tierra. Abrazos con el corazón.

Mari-Pi-R dijo...

La dedicación del tiempo y el cariño vale más que los mil juguetes que le puedas comprar, como siempre muy sabia en todas tus palabras.
Besos.

PD, estoy muy de acuerdo con tu comentario, siempre seguimos añorando lo dejado y resulta dificil acomodarse a los nuevos cambios.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Hermosa e interesante entrada, Rud, se la he leído a mi hija menor que hace poco fue madre de una hermosa niña.

Abrazos y gracias por visitarme.

Loli Salvador dijo...

Yo creo que muchas veces los ancianos olvidados cumplieron con su misión de criar a sus hijos con ternura y buenos valores, sin embargo, no todo lo que se hace bien, se recibe con reciprocidad, o dicho de otro modo, la soledad y el abandono de los mayores no tiene por qué ser merecido. Hacer un esfuerzo maternal tiene su recompensa y merece la pena, pero no hay carta de navegación para ese viaje, claro que una madre, sabe cómo hacer para que su hijo, aquel que formó con ella, en su vientre, una sola entidad, se sienta feliz en su regazo, educado en un estilo de vida en armonía y con el amor tan necesario para el buen desarrollo.
Un fuerte abrazo, querida Rud, te felicito por esta entrada.

Airblue dijo...

Hola Rud: creo que de todas las entradas dedicadas a las madres, la tuya es la más completa. Fuí madre a los 23 años, era una niña con una gran responsabilidad, la más grande y a la vez hermosa que la naturaleza nos ha regalado. Tuve que dejar de trabajar porque me era imposible compaginar el papel de madre con el del hospital, además acababa de perder a mi único hermano con 19 años y mi familia estaba destrozada. No me arrepiento, mi hija nos quitó muchas penas, fue muy duro, pero lo volvería a hacer mil veces.
Gracias por tu visita a mi blog.

CHARO dijo...

Una magnífica descripción de lo que es una madre. Soy madre y abuela ya pero soy de las que piensa que se es madre para toda la vida por más que los hijos sean ya mayores y autosuficientes siempre nos preocuparemos de nuestros hijos hasta el fin de nuestros días.Besicos

Tawaki dijo...

Los niños hacen lo que ven a sus padres y necesitan siempre de guía y apoyo para ir superando los obstáculos que van apareciendo en la vida. Por eso es tan importante el estar con ellos, para que su desarrollo no sea solo físico, sino también psicológico. A veces pretendemos darles cosas materiales, pensamos que serán más felices con un juguete y nos olvidamos de que lo que ellos desean es jugar con nosotros y que el juguete es lo de menos.

Rud dijo...

Miércoles 24 mayo 2017

Por aquí todo bien, Fran, muchas gracias.
Espero que te vaya muy bien, Cordiales saludos



Hola, AdolfO
Gracias por tus palabras. Cordiales saludos



Amalia querida
Lamento mucho que aún no seas madre, te has perdido la sensación más bella del universo.
Cordiales saludos, un abrazo enorme, lleno de alegría



Sara querida
Probablemente a todas las mujeres, el hecho de ser madre nos ha cambiado la vida para bien. Cada instante con los hijos no solo es transformador, sino profundamente enriquecedor; y, sí, ciertamente los niños son resilientes porque son maestros en adaptarse positivamente a situaciones adversas.
Cordiales saludos, un gran abrazo

Rud dijo...

Miércoles 24 mayo 2017

Muy sabias tus palabras, apreciada Ester.
En verdad las madres disfrutamos cuando atendemos y compartimos con nuestros hijos.
Cordiales saludos, un abrazo



Hola, Carlos
No podemos pensar en tener hijos para experimentar, sería muy injusto con ls criaturas; y ciertamente es con el ejemplo que deberíamos educar.
Cordiales saludos, un abrazo



¡Qué hermoso, Magdeli!
“EL PODER DE LA RESILIENCIA”, he ahí un título para un tema del cual se pueden escribir muchas páginas. Aseguran los entendidos que no solo existen factores familiares, e individuales, sino también culturales para llegar a tener la capacidad de sobreponerse a situaciones desfavorables y dolores emocionales, en tiempo récord. Cuando alguien es capaz de enseñar a sus hijos a reponerse rápidamente de estados adversos, le está transmitiendo un don: potenciar la capacidad de análisis y reflexión.
Entereza, determinación y una mente abierta al cambio acompañan a quienes han desarrollado dicho poder. Es imposible controlar los acontecimientos que puedan afectarnos, pero sí podemos decidir cómo afrontarlos.
Millones de gracias por compartir tu experiencia. Cordiales saludos
Un abrazo

Rud dijo...

Miércoles 24 mauo 2017

¡María!
Hacía mucho tiempo no te veía, mil gracias por tus amables palabras.
Cordiales saludos, un abrazo



Muy apreciado Ricardo
Muchas gracias por la invitación, a ver, ¿a qué reputación te refieres? ¿La buena o la mala? Es broma. No me ha interesado el qué dirán… Mejor reflexiono el asunto cuando pueda acercarme a tu blog.
Otro abrazo con más aprecio.



Estimadísimo Esteban
Es bonito lo que has escrito, miles de gracias por tus amables palabras.
Cordiales saludos, un enorme abrazo

Rud dijo...

Miércoles 24 mayo 2017

Hola, Macondo Es cierto todo lo que dices.
Es posible que yo haya leído muchos artículos acerca de los desencuentros de muchos padres de familia; pero, en verdad no todos han sido egoístas.
Cordiales saludos



¡Genín!
Siempre me haces sonreír, mil gracias. Se han escrito miles de páginas acerca de las madres y podrían ser millones. Estuve pensando en la mama de Nadia.
Cordiales saludos, un abrazo



Cristina querida
Siempre tienes sabias palabras para cada ocasión; es muy razonable lo que has expresado.
Cordiales saludos, un fuerte abrazo de luz y energía positiva



Mari querida
Tienes razón. Millones de gracias por tus amables palabras.
Un fuerte abrazo, con afecto

Rud dijo...

Miércoles 24 mayo 2017

Mil gracias, apreciado Rafael
Es un honor que alguien con tu sabiduría le hayas leído a tu hijita mis palabras. Saludos cordiales.
Un enorme abrazo



Estoy de acuerdo con tus palabras, apreciada Loli.
Además no siempre es bien reconocido el esfuerzo maternal debido a que muchos piensan que la madre “sólo ha estado cumpliendo con su deber”.
Un enorme abrazo lleno de energía positiva y alegría



Hola, Airblue
En verdad no deseaba homenajear a las madres, quise aprovechar el mes para reflexionar acerca del papel materno que no siempre es aprovechado por la titular.
Me alegra muchísimo que tengas una hija y hayas preferido dedicarle todo tu tiempo sacrificando llevar adelante tu sueño profesional; créeme que tendrás bellas recompensas.
Cordiales saludos, un abrazo

Rud dijo...

Miércoles 24 mayo 2017

Es cierto, Charo querida
El título de madre es para siempre, las preocupaciones no terminan por el hecho de que ellos hayan crecido.
Cordiales saludos, un enorme abrazo



Sabias palabras, Tawaki
Educar con el ejemplo es tan indispensable como la calidad del tiempo que le dediquemos a nuestros pequeños. Mil gracias por tu visita
Cordiales saludos

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Benditos y afortunados aquellos que aún la tienen

Salud&armonía

Isaac

Rodolfo de Jesús Cuevas dijo...

Mis saludos, Rud.

Muy real el enfoque que realizas en tu artículo, ser madre es la mayor responsabilidad que puede caer sobre los hombros de una mujer.

Como es "Día de las Madres" en mi país, aprovecho para felicitarte junto a todas las madres del mundo, esto a sabiendas de que todos los días son días de las madres.

Quedo muy agradecido, Rud, por tus gratas visitas y comentarios a mi blog, es un honor tenerte por mi espacio virtual.

Abrazos fraternos y muy felices días.

Ricardo Tribin dijo...

Mi muy querida Rud.

Para mi es de gran agrado volver a visitarte.

Te dejo un abrazo, pleno de cariño y amistad.

JLO dijo...

Consejos para papás también, que tomo como propios al tener una niñita que me da tanta felicidad ❤

Gracias por esta entrada tan positiva, besos 😘

Rud dijo...

Sábado 10 junio 2017

Apreciado Isaac
Muchas gracias por tus palabras, he de visitarte un día de estos.
Un abrazo de esperanza



Hola, Rodolfo
Efectivamente la responsabilidad de ser madres es tan grande que debería existir un manual escrito por expertas para realizar una especie de escuela para padres. Mil gracias a ti.
Cordiales saludos



¡Ricardo!
¡Qué gusto verte de nuevo por aquí! Mil gracias, un gran abrazo



Hola, JLO
Estoy segura que eres un excelente papi-mami, mejor que cualquier chica sin dominio de sus instintos o de una de esas madres que priorizan su ego antes que la calidad de vida que puedan ofrecer a su prole.
Tus palabras me han inspirado, he escrito algo para publicarlo en otro mes :)
Cordiales saludos, un abrazo

Marigem Saldelapuro dijo...

Hola.
Pienso lo mismo. Hace 3 o 4 años escribí una entrada explicando lo que era en realidad ser una buena madre. Todas tenemos defectos y nos equivocamos, pero hay que intentarlo, hay que esforzarse y recordar que aunque los hijos crezcan nos siguen necesitando. Yo ahora a mis hijos no les cambio los pañales ni les visto pero les ayudo lo que puedo en sus cosas, siempre necesitamos a nuestros padres.
Besos.

Marina-Emer dijo...

Gracias amiga por tu comentario tan cariñoso ...un placer verte en mi blog
Tienes toda la razón en tu publicación ...aparte que la música es vida y se une a ella la poesía para darle voz y misterio.
un gran abrazo

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Rud,!!!

Un aplauso prolongado por este post súper interesante y súper bien narrado. Si, es la música un fármaco esencial- potencial para mejorar nuestro estado de ánimo, entre otras cosas más que tú explicas a las mil maravillas; sobre todo para la enfermedad emocional, depresión ansiedad! Yo que recientemente pasé por una fuerte ansiedad, escuchar música me ha ayudado mucho. Gracias por esta entrada.
También en otras enfermedades, el médico recomienda poner al lado del enfermo, música relajante.

Precioso todo lo que nos dejas, amiga. Me ha encantado y es un inmenso placer leerte.
Te dejo mi gratitud y mi gran estima.
Un abrazo y se muy, muy feliz.

Julia dijo...

Me han encantado las dos entradas, estoy totalmente de acuerdo en tus reflexionés y la música creo que tiene formar parte de cada uno de nosotras y mas de una alejariamos a los psicologos. Felicidades.



Aúnque he tardado por motívos personales me gustaria que retomaramos la relacion i me visitaras en elracodeldetall.blogspot.com encontraras un post con ideas para refrescar estas calores veraniegas ⛱🍦en las que estamos.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Sin duda, tengo entendido además que los griegos la enseñaban para formar a los nuevos ciudadanos... y esta música de ahora, terrible, sexualizada, simple, qué tipo de ciudadanos formará?

Luz&Vida

Isaac

A Casa Madeira dijo...

Lindo post; estudei música quando muito jovem;
Adoro os grandes clássicos.
Prazer em conhecer seu blog.
janicce.

Ernesto. dijo...

Un buen recordatorio. ¡Y no solo para madres!

De nuevo...

Chao, Rud.