Debate acerca de los deberes escolares



Hace poco he estado en un foro en el cual se discutía el tema de los deberes escolares. La mayoría han tenido una actitud ambivalente: por un lado deseamos que nuestros hijos refuercen la voluntad y la disciplina y generen el hábito de estudio; por otro, vemos con temor una carga que les impide distraerse, que les hace acostarse tarde, que, en ocasiones, podría encadenarlos en un ambiente de tristeza.
¿Qué son los deberes escolares?
Son complementos, de lo aprendido en clase para realizarlos en casa. Pero muchos profesores aman poner tareas repetitivas de una duración excesiva y no contextualizadas. En el foro algunos han expresado que los deberes son una manera de que el niño afiance conocimientos, asuma responsabilidades y sea más autónomo. Otros, en cambio, han asegurado que las tareas son ajenas al desarrollo cognitivo de los menores.
¿Existen investigaciones al respecto?
Desde las últimas décadas del siglo pasado han aumentado el número de expertos en la manteria que se han dedicado a realizar investigaciones, muchas de ellas se han centrado en la relación entre cantidad de deberes y resultados académicos. Como siempre, hay quienes ven los deberes como algo positivo y otros sólo le encuentran el lado negativo.
¿Qué opinan los pedagogos acerca de los deberes escolares?
Quien más ha investigado sobre los deberes escolares en los EU es el profesor Harris Cooper de la Universidad de Duke. El  resultado  de  todos sus estudios  es  que la correlación entre la cantidad de deberes y el éxito en la escuela primaria (hasta los 12 años) es muy pequeña, y sólo hay una moderada correlación en  secundaria, pero incluso en ella, “un exceso de deberes puede reducir su  efectividad, e incluso conseguiría ser contraproducente”.
- Donata Elschenbroich, investigadora pedagoga alemana, autora de “Todo lo que hay que saber a los siete años”: Las  tareas  que  proponemos  para  hacer en casa o durante el tiempo libre tienen más que ver con el desarrollo de la creatividad, el descanso, la actividad física, la socialización, etc. y que partan de la voluntad y del interés del niño.
- Richard Gerver, ex director de la escuela primaria Grange (Gran Bretaña) y experto en liderazgo, creatividad y cambio organizativo. “los alumnos aprenden  mejor  si  se  sienten  implicados”;  al tiempo  que  arremete  contra  los  deberes  y  los  exámenes.
-Ruth Elsässer: el éxito no está determiando por el tiempo que dediquen en casa,  sino la cantidad de tiempo de calidad para el aprendizaje que se aproveche en clase.
Alfie Khon, escritor y educador estadounidense: Los deberes no desarrollan aspectos positivos del carácter como la autodisciplina o la responsabilidad.
Enric Roca, profesor de Ciencias de la Educación en la Universidad Autónoma de Barcelona señala que "No hay ningún estudio que demuestre que los deberes sean garantía de éxito educativo, ni tampoco lo contrario", ahora bien, añade, "lo que no es tolerable es que las tareas en casa se conviertan en un ejercicio tedioso y aburrido porque eso es contraproducente para los niños".
Según Jaime Retamal, doctor en Educación de la U. de Santiago de Chile, “está comprobado que más tiempo haciendo tareas, no ayuda a mejorar el aprendizaje ni las notas. Existe además un problema sociocultural, muy investigado en todo el mundo: las tareas penalizan a los estudiantes más desfavorecidos socialmente porque no tienen a nadie competente en sus casas, en términos pedagógicos, que les ayude a resolver alguna duda”.
- La motivación cumple una función importante en el proceso de  realización de las tareas escolares.; los profesores deberían pensar en los asuntos personales de su alumnos quienes han de querer también estudiar en su tiempo libre música, bellas artes, algún idioma o practicar deportes, pues todo ello son actividades extracurriculares que les benefician.
 Los  estudiantes deberían entender por qué están aprendiendo algo y cómo los beneficiará en el mundo real. De lo contrario, resulta casi imposible que estén  motivados. Como ha dicho Gerver:
"La educación debe ser una celebración de la vida. Debemos alimentar el poder del aprendizaje. Aprender debe ser divertido".

El esfuerzo no quiere decir tener que sacrificar los momentos de socialización, descanso y diversión por tener que realizar exceso de deberes, pues los  niños deben tener más tiempo para  experimentar la naturaleza y participar en actividades sociales, y, no olvidemos que el juego constituye una parte significativa del crecimiento y del aprendizaje individual; podríamos buscar uno que refuerce la capacidad analítica de los pequeños.

29 comentarios:

CHARO dijo...

De toda la vida ha habido deberes para casa, yo misma los tuve y eso que iba a un colegio donde las clases eran de lunes a sábado incluído, entrábamos a las 8 y media, salíamos para comer y otra vez entrábamos a las 3 para salir a las 8 menos cuarto o sea que casi todo el día en el cole y luego en casa deberes y no por ello me ha afectado, mis hijas tuvieron deberes en los que yo les ayudaba y ahora los tienen las nietas y ellas sólo tienen colegio por las mañanas.Besicos

Genín dijo...

Yo estoy totalmente en contra de los deberes para ser hechos en casa, cuando los niños salen de la escuela, se acabó el estudiar, el tiempo lo deben dedicar a aquello que les guste y que les permita socializar, no para que se peguen a la consola o a la Tablet, pero ambas cosas son terriblemente difíciles de vencer...
Ojalá algún dia vea a mis nietos correr y jugar como lo hacia yo a su edad...
Besos y salud

Ester dijo...

Mucha e interesante informacion. No concluimos nada porque al final es el centro y el profesor los que lo deciden, tampoco tenemos claro si hay que ayudar a los niños con las tareas o dejar que las hagan solos. Parece que no da tiempo a terminar los libros en el cole y por eso se mandan deberes. Un abrazo

AMALIA dijo...

Un buen tema.
A veces es mejor que tengan deberes en casa a estar pegados a la tablet o algún juego. Lógicamente, deben disponer de un tiempo de ocio pero creo que se está exagerando un poquito respecto a los deberes en casa.
Un abrazo grande.

Fran dijo...

Que tal Rud!
Interesante tema que daria para una mas que larga conversación. Tengo dos cuñadas que son profesoras y hemos hablado de este asunto en mas de una ocasión. Personalmente no estoy de acuerdo en que se lleven para casa una tonelada de tareas, por otro lado tambien estoy de acuerdo con Charo. Ademas de profesores en la familia tambien tengo amigos y amigas que ejercen esta dura y a veces poco reconocida profesión. Me comentan que en mas de una ocasión los chavales se quedan dormidos en clase y eso no es precisamente debido a que se han quedado hasta altas horas de la madrugada (es posible que exista algun caso...) estudiando, hoy en sus habitaciones casi todos disponen de consolas y ordenadores, algo que provoca que se pierdan muchas horas de sueño.
Como digo el tema es algo complejo.
Saludos!

Mari-Pi-R dijo...

En mi tiempo habían muy poco exigencias con respecto a los deberes, pero constato que veo a mis sobrinos que los cargan bastante con ellos además de todas las actividades deportivas que van siguiendo.
Creo que todo hay que ir viéndolo entre los padres e hijos.
Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

Yo estoy en contra de los deberes. El juego es necesario en las tardes y quizá más productivo para los niños que repasar lo que debieron ver en
la escuela. Pero es muy importante que la actividad en la escuela sea muy intensiva y sobre todo dinámica y variada.
Fíjate que tu comentario cuando el sismo me lo había robado spam y lo acabo de recuperar. Te agradezco muchísimo tus palabras de solidaridad y tu cariño. Sucedió algo muy extraño, pues aunque fue muy intenso, no cobró vidas, ni hubo tanta destruccion, gracias a Dios.
Te dejo un abrazo muy grande y toda mi gratitud. *Favorablemente donde vivo, no es zona sísmica... aunque tiene otro tipo de problemas graves, en gran parte por ser frontera con USA.

CRISTINA dijo...

Hola Querida amiga, muchas gracias por tus cariñosos comentarios. Es una entrada muy interesante, los deberes escolares o tareas pedidas por los maestros para realizar en casa, son objeto de polémica desde hace tiempo, ni que yo ya pase de esa etapa, estoy en contra de los deberes, cuando mis hijas eran pequeñas era un calvario los deberes que ponían para casa, apenas nos quedaba tiempo para bajar al parque.
Abrazos desde el corazón!

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Rud!

Que debate formidable nos traes a tu estupendo espacio, yo tengo nietos de 9-10 y 11 años y veo que la verdad, es que para jugar no tiene un momento y, hasta los fines de semana prenden a sus padre por tienen tantos deberes que si quieren pasar el ese fin de semana por ahí en cualquier otro pueblo, no pueden puesto que los chavales no acaban de hacer sus tareas escolares. Es deprimente.

Creo en mi humilde manera de pensar, que es demasiada carga, e incluso van con sus mochilas cargados como burros para el colegio. Antes por tan poco… Y ahora por tanto. Hay una gran falta de equilibrio creo yo. Este testo de para mucho debate, reina.

Es un gran post y te felicito. Ha sido un placer pasar por esta tu casa.
Te dejo mi inmensa gratitud y mi gran estima
Un abrazo ten un feliz fin de semana.

Sandra Figueroa dijo...

Hola....muy interesante lo que compartes......un gusto leerlo

DEMOFILA dijo...

Planteas un tema muy debatido, los estudiantes de ahora no tienen tiempo para jugar con los deberes que les ponen para casa.
Gracias por compartir tus conocimientos sobre ello con nosotros.
Te agradezco tu visita y tu comentario, dices en él que ponga los píes sobre la tierra y me enamore de la vida, estaba enamorada de ella pero desde que estoy enferma no tengo fuerzas, ¿qué harías tú si no pudieras hablar ni comer normal?
Gracias por tus consejos, produraré hacer lo que me dices en ellos.
Besos, feliz domingo.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

el niño tiene un solo deber para consigo mismo el aprender a ser feliz y no esta ni tuve muy claro nunca que las tareas que no se acaban en el centro deban de llevarse la escuela a casa , y en cualquier caso el hacerlo es como si estuviesen alli dentro de ella todavia , mis felicitaciones Rud por tu debate .cordiales saludos . jr.

Magdeli Valdés dijo...

Buen tema
Soy docente y entiendo perfectamente este dilema de nunca acabar.
Pero creo, todo es una responsabilidad compartida, hoy por hoy educar a los niños es complicado
porque muchos no tienen esa motivación y responsabilidad de asumir su rol en aula
muchos acostumbrados a que todos se les haga fácil , tener exigencias les abruma en alguna forma y para variar los más grandes abocan su tiempo a otros menesteres...
En mi colegio ,casi no se dan deberes ,sino apoyo específico en alguna área que necesita el niño sobretodo cuando esta empezando su proceso lector...pero sería largo y tendido llegar a una conclusión final de todo esto...
Hay padres que reclaman porque se da alguna tarea y otros reclaman porque no se da nada...
Al fin el que queda entre medio es el niño y es verdad , ellos hay que darle tiempo a entretención, pero quién se ocupa de ellos en esos menesteres? Nosotros sabemos que ellos pasan largas horas al cuidado de hermanos mayores, que hacen sus propias cosillas o de terceros, que para tenerlos en paz es celular, tablet o pc...
y etc, etc.

estes muy bien!

Rud dijo...

Domingo 25 febrero 2018

Apreciada Charo
Como dije en el texto, los deberes son complementos de lo aprendido en clase, el debate se abre cuando son en exceso. Tienen muchos lados positivos :)
Un fuerte abrazo



Hola, Genín
A los muy pequeños no deberían cargarlos con muchos deberes. En verdad ellos necesitan más de juegos al aire libre.
Salud, un abrazo



Apreciada Ester
En verdad todo depende de la Institución y el profesorado, pero cuando existen excesos, sí pueden los padres de familia involucrarse.
Un gran abrazo

Rud dijo...

Domingo 25 febrero 2018

Amalia querida
Los más grandecitos sí; para todos resulta excelente la lectura y resolver algún problemilla de matemáticas.
Un fuerte abrazo, con afecto



Hola, Fran
Tú lo has dicho: “una tonelada de tareas”; a eso me opongo. Los docentes deberían ponerse de acuerdo para enviar deberes de refuerzo con mesura, y, desde casa enseñar a los hijos a investigar, a amar la lectura y a no hacer burla de quienes estén mejor preparados que ellos. A los más pequeños tenemos que ayudarles a comprender los textos porque a los profesores no les alcanzan las horas de clase.
También es en el hogar que debe aprender de prioridades y somos nosotros quienes, con el ejemplo debemos educar. NO podemos decirles que se desconecten de su ordenador, si nosotros pasáramos mucho tiempo frente a él. Un tema casi infinito.
Salud, un abrazo

Rud dijo...

Domingo 25 febrero 2018

Mari querida
A mí me dejaban montañas de deberes. Aún no sé para qué me aprendí la tabla periódica, por ejemplo. Se debería llegar a un término medio.
Un abrazo, con alegría



Querida Sara
Cuando las escuelas funcionan de maravilla, los niños necesitan menos deberes. Creo que todas las criaturas deberían tener esparcimiento y momentos de juegos, pero los padres constatar si realmente está aprendiendo para ir hacia su autosuficiencia.
Jaja, ¿así que mi comentario se ha ido a la basura? Los movimientos telúricos son impredecibles, me alegra que todo haya ido bien. Vives en la frontera con USA, quiere decir que estás en el centro de ingerencia de las erupciones volcánicas de esa casa llamada Blanca :)
Un fuerte abrazo, con esperanza

Rud dijo...

Domingo 25 febrero 2018

Cristina querida
Los deberes tienen su lado positivo, pero en exceso no son recomendables. Mil gracias a ti por estar ahí :)
Un fuerte abrazo, con afecto.



Apreciada Marina
En el tema de los deberes no se ponen de acuerdo ni los expertos. Es injusto cargar de mucho trabajo a los chicos. Fuera bueno que les quede tiempo para danza, música o practicar alguna actividad al aire libre.
Gracias a ti, querida, por tu aporte y tus palabras. Salud.
Un abrazo



Hola, Sandra
Muchas gracias, saludos cordiales.

Rud dijo...

Domingo 25 febrero 2018

Apreciada DEMOFILA
Lamento que tu salud se encuentre de vacaciones. No imaginas cuántas cosas he pasado; pero me aferro a la convicción que desde muy dentro los seres humanos contribuimos a restablecernos de todo: una férrea voluntad y el ánimo de mejorar día a día con optimismo, quizás te sirva. Si fuese algo incurable, fuera bueno que contaras con ayuda especializada. Mi solidaridad.
Un abrazo cargado de energía



Hola, José Ramón
Mil gracias por tus palabras pues con ellas entras en la discusión. Personalmente creo que los deberes son buenos para llevar a nuestros niños rumbo hacia la autosuficiencia.
Saludos

Rud dijo...

Domingo 25 febrero 2018

Apreciada Magdeli
Me da gusto tener el comentario de una pedagoga; es cierto que muchos desean el facilismo y otros la vagancia. Estoy de acuerdo que los pequeños que empiecen a leer necesitan soporte para que cada día lo hagan mejor y, sobretodo, puedan comprender lo que han leído.
Debería de haber un equilibrio para que los deberes no sean una carga, incluso de castigo cuando no se ha portado bien el alumno. Pienso que todos los padres de familia deseamos que al crecer nuestros hijos lleguen a ser autosuficientes; es hacia ese fin que debería encaminarse la educación. ¿No te parece?
Millones de gracias. Has tocado al final un tema que he tenido en mente publicar.
Un gran abrazo, con agradecimiento.

Tawaki dijo...

Imagino que, como sucede en muchas ocasiones, la virtud está en el punto medio. A mí, los deberes me ayudaban a afianzar lo aprendido en clase, y así había que estudiar menos para los exámenes. Al final, cada niño es diferente, y lo que puede aburrir a uno le entretiene a otros. Algunos no necesitan apoyo y otros requieren hasta de clases particulares.

En mi colegio, las clases eran de 45-50 alumnos y los profesores nos conocían uno a uno, así que la atención era bastante personalizada. No sé cómo será en la actualidad.

Ricardo Tribin dijo...

Mi muy querida Rud :

Uno de los puntos que más me ha ayudado en mi vida es que cuando era niño en el colegio nos ponían tareas que era lo primero que hacíamos al llegar a la casa , luego de la merienda.

Te envío un abrazo bien grande.

Alí Reyes dijo...

Los investigadores tienen razón. Tanta tarea es una pérdida de tiempo, de hecho muchas veces es tarea para los padres.
Por cierto, mi vida académica infantil fue de rfracaso en fracaso. Eso lo hablo con detalles en el cuento EL OCHO del libro Portugal mar afuera

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Los considero necesarios para adquirir disciplina y responsabilidad, pero en la justa medida, a veces son tan exagerados que niños y padres se ven a gatas para lograr desarrollarlos.

Un abrazo.

Loli Salvador dijo...

Aunque siempre hubo que "hacer deberes", y son beneficiosos, en mi época no había tantas actividades extraescolares con lo cual no había prisas, salía del cole a las 5 de la tarde y mi madre me ayudaba cuando tenía dificultad en algo y me preguntaba la lección para ver si la sabía y la llevaba preparada para el día siguiente, la mayoría nos quedábamos en clases de repaso de una hora, que ofrecía el colegio, a esto hay que añadir que las madres en aquella época no salían a trabajar y mayoritariamente se ocupaban de las labores domésticas. Ahora es más complicado, los padres trabajando, el niño despistado con otras cosas, probablemente con cuidadores o abuelos, en fin, cada familia se organiza como buenamente puede, lo ideal sería que uno de los dos progenitores tuvieran tarde libre para recoger al niño, dar merienda, un rato de juego, que para eso son niños y por supuesto, tiempo de estudio a una hora fija y con tranquilidad.
Un beso, amiga Rud.

Rud dijo...

Miércoles 07 marzo 2018

Hola, Tawaki
A mis hijos siempre les he dicho: “el año o el curso se gana desde el primer día”, porque en verdad, cuando los estudiantes se preparan a diario, luego les queda fácil presentar los exámenes.
Existen niños que por razones diversas necesitan refuerzos; los padres pueden pedirlos en la institución educativa o sacar de su propio peculio para nivelar a su crío con un profesor particular.
Muchas gracias por tus gentiles palabras. Salud, un abrazo



Ricardo querido
Si bien cumplir nuestros deberes nos prepara para ser más responsables a medida que crecemos, no deberían ser tan extensos. Tuve tareas, que en este momento no agradezco pues el profesorado pudo haber sido más misericordioso. Había estudiantes que desertaban por la presión.
Cordiales saludos, un gran abrazo, con alegría.

Rud dijo...

Miércoles 07 marzo 2018

Hola, Alí
Desafortunadamente en muchos sectores de la sociedad a los padres no les alcanza el tiempo para acompañar a sus niños en el cumplimiento de sus deberes; no es bueno que ellos realicen las tareas de sus hijos; una explicación adicional sí sería conveniente pero a veces hablamos un “idioma” distinto del empleado por el profesor.
Sí leí la interesante narrativa de tu libro; en verdad no relacioné al pequeño del cuento o la anécdota contigo. Eso habla muy bien de ti puesto que te has convertido en una persona con una facilidad de expresión y una agradable manera de redactar, realmente increíbles.
Un abrazo



Hola, Rafael
“La justa medida”, exactamente, ese sería el ideal porque a los chicos también les sienta de maravilla distraerse.
Un abrazo

Rud dijo...

Miércoles 07 marzo 2018

Apreciada Loli
Sí, a mi también me preguntaban la lección en casa, pero me dejaban demasiados deberes.; en verdad con una carga grande de tareas a los niños no les queda tiempo para jugar. Pero sí es bueno reforzar en casa lo aprendido en clase.
Mil gracias por tus amables palabras. Salud.
Un abrazo, con afecto

RECOMENZAR dijo...

La soledad del ser humano es terrible La vemos más ahora que antes
Ya ni se habla ...el texting... es lo que se usa.....
La vida va cambiando lentamente

Gracias por compartir tu pensamiento

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Apreciada amiga, se infiere de tu post, es una verdad de a puño, que no está formando a los hijos como debiera ser. NI la familia, ni la escuela obran en la formación de los hijos y estudiantes como personas y sujetos, para que asuman la vida con responsabilidad de sus actos.
Una falla, y por eso la sociedad de hoy sumida en el nefasto consumo de drogas: desde jóvenes hasta adultos de toda clase, agarrados por este veneno. Y lo peor, el abandono de los niños. Y algunos se quejan del sicariato, del incremento de la delincuencia. ES necesario empezar a construir una sociedad mejor. Reto para el estado, la sociedad, la familia y la escuela.
UN abrazo. Carlos