Oropel

Hay tres acepciones de oropel: hoja muy delgada de latón que imita al oro; cosa de poco valor pero que aparenta costar mucho: y ostentación o manifestación excesiva de lujo o riqueza.

Con las hojas delgadas de latón que imita al oro, elaboran infinidad de elementos de bisutería que algunas personas utilizan para aparentar o tratar de relumbrar con baratijas; tal es el caso de los complementos al vestuario que utilizan en los reinados de belleza, o de lo que se ponen en exceso algunas personas de la farándula para llamar la atención.

Pero no voy a entrar en tecnicismos acerca de este vocablo; quiero referirme especialmente al efecto que produce en ciertas personas el hecho de tratar con alguien adinerado o con una persona que con el fruto de su esfuerzo y de su trabajo vive holgadamente y puede incluso disponer para hacer invitaciones o regalos a sus amistades o familiares.

Pues, al parecer, son muchas las personas a quienes les mueve el interés antes que el afecto, se portan muy cariñosas mientras están recibiendo beneficios, pero muy pronto cuando éstos cesan nos dan la espalda, viven muy ocupadas y se portan con una frialdad cruel sin pensar en el sinnúmero de atenciones que hayan recibido.

Esto me vino a la mente cuando vi en El Tiempo de Bogotá la noticia sobre el deceso de un señor llamado Jorge Villamil quien fuera médico y compositor. Mentiría si agrego que conozco sus canciones, pero al enterarme de su desaparición busqué en Internet qué tipo de composiciones tenía, fue allí que observé una canción llamada “Oropel” aquí la letra:

No vuelvas a decir jamás, que has triunfado en la vida,

en cosas de fortuna, o en cosas del amor,

porque si apuestas una vez, y pierdes la partida,

hoy juegas la ruleta y en sus vueltas locas ganas Oropel.

Si apuestas al amor, cuantas traiciones,

cuantas tristezas cuantos desengaños,

te quejas, cuando el amor se aleja,

como en las noches negras sin luna y si estrellas,

Amigo, cuánto tienes cuánto vales,

principio de la actual filosofía,

amigo, no arriesgues la partida,

tomemos este trago, brindemos por la vida,

brindemos por la vida pues todo es Oropel.

5 comentarios:

esteban lob dijo...

Muy lindo y cierto Rud.

Hay personas, como el doctor, que permanecerán en el recuerdo de muchos, debido a creaciones como la que incluyes. Yo tampoco lo conocía.

Cariños.

Quidquid dijo...

Hola Rud:
Hay el que siempre se acerca al sol que más calienta, se pone la careta hipócrita y hace la pelota... hasta que cuando, como la técnica del limón, ya no puede exprimirlo, lo tira a la basura.
Por otro lado, aquél que deja algo, siempre será recordado.
Que tengas un feliz fin de semana,
Luis

Ricardo Tribin dijo...

Querida Rud,

Loor a la memoria del gran Jorge Villamil.

Un abrazo y felicitaciones por reconocer a Villamil

Rud dijo...

¡Hola, Esteban! Espero que la tranquilidad haya vuelto al noble corazón de quienes habitan a Chile. Respecto del doctor Villamil, en verdad no conocía sus canciones, pero al verlas en Internet, parece que era muy romántico.
Luis, son muy sabias tus palabras, muchísimas gracias.
Ricardo, muchas gracias por el abrazo, he "reconocido" a don Jorge Villamil, aunque en realidad desconozco sus canciones.
Cordiales saludos a todos.

Anónimo dijo...

Querida hermana;

En realidad era una persona muy querida y famosa en el tolima por sus canciones muy bellas. Te felicito por esta pagina especial.

Saludos, y abrazos

Alfonso