La pobreza en el mundo

Cuando vamos a algún centro comercial nos damos cuenta de la enorme cantidad de productos que en realidad no necesitamos y sin embargo miles de personas están dispuestas a obtenerlos aunque sea en detrimento de su propio sustento. Analizando este fenómeno, parecería que no existieran desposeídos y eso está a años luz de la realidad.

Una de las lacras más grandes de nuestro tiempo es la condición infrahumana, la severa pobreza en la que viven millones de personas en todo el planeta. Se trata de una especie de herida profunda que sufre la sociedad cuando la mayoría de su gente carece de ingresos económicos, o éstos son muy precarios y los lleva a sufrir día a día algunos tipos de deterioros.

Por lo general estas personas viven en lugares en donde no llega el agua potable, este hecho ocasiona que sobrevengan enfermedades por falta de aseo. Pero todo llega en cadena, si los desposeídos enferman, ellos no tienen acceso a servicios de sanidad.

Todo se agrava aún más cuando tampoco existe en los lugares miserables donde se asientan, alcantarillado o servicios mínimos de comunicación y educación.

A nivel mundial, la pobreza tiene muchas causas históricas como las guerras, el colonialismo, la esclavitud, y las invasiones. Posteriormente las políticas gubernamentales no han hecho nada por mejorar la calidad de vida de sus conciudadanos, muchos políticos viven y gobiernan como si sólo habitaran multimillonarios en sus países.

La tierra posee más de 6.400 millones de habitantes, de los cuales 2.614 millones viven con menos de dos dólares al día. Pero preocupa aún más que 1.015 millones de seres humanos traten de sobrevivir con menos de un dólar diario.

Todos conocemos que muchas naciones han estado siempre entre las menos desarrolladas del mundo, aunque se hayan gastado en ellas billones de dólares de supuesta «ayuda». Digo supuesta porque al parecer esos capitales jamás han llegado a quienes los necesitan, sino que se han desvanecido entre las manos de funcionarios corruptos que sólo piensan en su propio beneficio.

Han existido a través de la historia diferentes maneras de gobernar y hacer política, hasta el momento no ha habido una ideología que no posea sus inconvenientes: para muchos el capitalismo tendría la culpa de la pobreza pues las trasnacionales menguan el crecimiento de las empresas nacionales; sin embargo, a mi entender, son generadoras de empleo que contribuye a llevar bienestar a la ciudadanía. Respecto del socialismo se ha comprobado que tampoco es la panacea, por el contrario, aquellos países inmersos en ese sistema terminan generalizando la miseria en donde se instaura. Quizás la doctrina social de mercado, el sistema alemán podría ser la tercera vía.

Pensar que ciertos gobiernos autodenominados “revolucionarios” van a terminar con la pobreza, es una entelequia. Ésta no se acaba con limosnas. Eso sólo se lo creen aquellos pobres seres de mente reducida. Por ahí hemos visto algunos ejemplos.

1 comentarios:

Quidquid dijo...

Hola Rud:
El tema de la pobreza es enormemente grave. Parece incleible que se produzcan los grandes desequilibrios actuales.
¿Por qué se dan?
¿Quién es el cumpable?
¿Cómo se resolvería?
Estas preguntan están en la mente de todos pero, curiosamente, no hay forma de encontrar la solución.
El "Homo nosapiens animalibus" no sabe o no quiere resolverlo...
Intereses, egoísmos, ambiciones, latrocinios...
Feliz fin de semana, cordiales saludos,
Luis