NO, a la privatización de las playas

A comienzos de octubre, el presidente Álvaro Uribe anunció la intención de entregar en concesión las playas de Cartagena, ciudad que sería escogida como piloto para ese proyecto. Se pretende que un operador privado se encargue del manejo de determinadas zonas de playa.

Me parece estupendo que el Presidente quiera poner normativas a ciertas cuestiones, pero se ha olvidado que las playas y las franjas de bajamar son bienes de uso público del Estado que no pueden ser objeto de adjudicación por formar parte del espacio público, por consiguiente, sería absurdo privatizar su uso. Eso sería correcto, quizás en una isla desierta, pero en Cartagena de Indias en donde se notan las mayores desigualdades de la población, eso no tiene sentido.

Si los vendedores ambulantes salieron a protestar, tienen razón, ellos carecen de un empleo decente para llevar el sustento a sus hogares; así que lo que debe hacerse es ponerles casetas, enseñarles ciertas normas de cortesía para que los turistas no se sientan atosigados por la cantidad de ofertas y darles facilidades para cumplir sus labores, por ejemplo ponerles baterías sanitarias, basureros y acceso a agua potable.

Una de las obligaciones del Estado es impedir que se obstruya o se restrinja la libertad económica; debe controlar y evitar cualquier abuso que personas o empresas hagan de su posición dominante.

Aunque el anuncio no haya sido muy claro, me adelanto a decir que no se puede de un plumazo echar a esa pobre gente que trata de ganarse la vida. Las autoridades pueden poner una especie de policía de turismo para que cuide el área de Boca-grande y todos esos sectores a donde llegamos los visitantes. También podrían tratar de darles algunas charlas a los vendedores ambulantes sobre el manejo que hay que darle a las playas pues si los turistas se van satisfechos, vuelven o pasan la voz de las bondades de los cartageneros.

Si el presidente Uribe piensa privatizar los espacios públicos, va a llegar el día que disfrutar del baño en un río, escalar una bella montaña, caminar por un sendero ecológico, contemplar un hermoso paisaje, juguetear en alguna playa con nuestra familia… sólo sea posible mediante el desembolso de cierta cantidad de dinero.

¿Y el estado social de derecho qué?

4 comentarios:

Quidquid dijo...

Hola Rud:
Me parece una barbaridad esta de privatizar las playas. Las playas o cualquier otro lugar público. Creo se habría de hacer todo lo contrario... adecuar estos lugares con todo tipo de servicios para el disfrute de la población...
Pero, todos tenemos diferentes opiniones!
Un feliz fin de semana,
Luis

Catalina Trujillo dijo...

Ah, esa manía del presidente de privatizar. Si el Rey Midas convertía todo en oro, Uribe todo lo que toca lo vuelve privado.

Saludos,

Cata.

N. B. ¿Y vos qué hacés para que el mundo sea mejor?

Rud dijo...

Hola, Luis
Claro que es una barbaridad pretender privatizar los espacios públicos. Quizás algunos lo vean muy lucrativo, pero se van contra el libre derecho de transitar y de ganarse la vida como cada quien pueda.
Catalina, ¿cómo estás?
Me has hecho la pregunta del millón. Pero sí tengo algunas respuestas:
- Primeramente, hago todo lo posible por no contaminar.
- Cuido la naturaleza pues me considero parte de ella.
- He sembrado algunos árboles y he hecho campañas para evitar la deforestación, sólo que una sola golondrina no es invierno ni verano.
- Trato amablemente a mis semejantes, soy cortés y no insulto, ni digo groserías pues si siembro paz a mi alrededor, es posible que algún día se acabe la violencia.
- Denuncio lo que en mi concepto está mal porque considero que podría ser la voz de aquellos que no se atreven a expresarse.
Cordiales saludos a los dos

Al� Reyes dijo...

...Tantos problemas tiene Colombia y se ponen con eso...